Economía

Una paraguaya que deja su estela en Inglaterra con arte y sostenibilidad

Yanina Aubrey vive en Londres desde hace 17 años. Se abrió camino en la competitiva isla luego de haber estudiado en Canadá y Taiwán. Consolidó la marca Aravore en Europa y sugiere a las empresas apostar por la sostenibilidad.

Miguel Benítez

TW: @maikbenz

La compatriota es referencia en responsabilidad empresarial e innovación. Se desempeña como jefa de investigación en las ramas de diseño, arte e industria creativa en la Universidad de Artes de Londres (UAL), lo que se constituye en su principal desafío actualmente. Aravore, la marca de ropa para niños (hecha con materiales orgánicos), que creó en el 2003 en Paraguay y que estableció en Inglaterra un par de años después, llega a 20 países. Aubrey no se olvida de su tierra natal y esta semana llevará adelante la exhibición Designing Paraguay (Diseñando Paraguay) en la distante capital inglesa.

–¿Cómo llegó a Londres?

–Yo salí de Paraguay sola por primera vez a los 16 años con una beca. Fui a Canadá, regresé y volví a salir un par de años después, esta vez a Taiwán. Luego volví a Canadá. Todos estos viajes fueron de estudio y siempre con becas. Llegué a Londres de igual forma, solamente con mi educación como respaldo, y me abrí camino así. Estando en la Universidad en Canadá, estudiando Sinología (estudios de economía y política enfocados a China), apliqué a una pasantía en The Economist Group en Londres y conseguí así mi primera experiencia laboral aquí, antes de terminar la universidad.

–¿Cuáles son los principales desafíos allá? ¿Cómo se emprende con éxito?

–El costo de vida es alto y el mercado laboral increíblemente competitivo, pero las oportunidades también son múltiples. Es fundamental hablar inglés y tener una buena predisposición para aprender lo que sea necesario aprender. En cuanto a emprender, como en cualquier lugar, creo que la actitud y las ganas son más importantes que ningún otro recurso.

–¿Cómo se está viendo a Paraguay desde afuera?

–Creo que Paraguay está pasando, ya desde hace varios años, por un período muy interesante con muchos cambios y la mayoría de estos son positivos. En parte porque hay un cambio generacional importante. Estos cambios a veces son mas fáciles de observar con calma y perspectiva de largo plazo, desde afuera. Desde adentro estos procesos de cambio se pueden ver mas bien como conflictos, enfrentando a diversos sectores de la sociedad en repetidos debates. Entonces, lo que para algunos pueden verse como cambios insuficientes o falta de cambio, para otros sectores representan cambios demasiado radicales. Se nota, por ejemplo, esto ahora en los debates acerca de la perspectiva de género. Pienso que estos debates son sumamente necesarios y son parte del proceso de maduración de la sociedad civil. Lo importante es que se creen espacios donde los mismos puedan surgir y desarrollarse de forma respetuosa. Prohibir el debate no conduce a nada positivo.

–¿Qué puede ofrecer nuestro país al mundo?

–Creo que puede ofrecer muchas cosas al mundo. Dentro del sector creativo hay en este momento mucho dinamismo. Me encantaría ver a Paraguay más presente e integrado, tanto a nivel del movimiento cultural regional como a nivel internacional. En cuanto a oportunidades comerciales en otros sectores, mi recomendación siempre ha sido la de promover la sostenibilidad social y medioambiental como punto diferenciador dentro de lo que Paraguay ofrece al mundo.

–¿Qué sugiere a empresarios y emprendedores paraguayos sobre sostenibilidad?

–Que pensar en la sostenibilidad como un agregado, un extra del modelo del negocio, no funciona y ya hace tiempo se volvió obsoleto. Cualquiera que se plantee hacer negocios y emprender con cualquier proyecto, aunque este fuere sin fines de lucro, necesita hoy día pensar de forma sistémica en cómo encaja eso con el resto de la comunidad local y global. Por lo tanto, el pensar en sostenibilidad (social y ambiental), como un eje del negocio, es una parte integral de lo que significa emprender hoy en día.

–¿Así nació Aravore?

–Surge con las ganas de tratar de romper moldes a varios niveles. Hay tantos productos en el mercado sin personalidad, por lo que la gente está deseosa de encontrar algo especial y esa es justamente la esencia de Aravore. Desde el punto de vista de la sostenibilidad, utilizamos materia prima que sea lo más eco-friendly posible, incluyendo algodón orgánico de procedencia local y lana merino orgánica de Argentina. Tratamos de innovar constantemente en cuanto a materiales y técnicas.

–¿Un consejo para los paraguayos que tienen ideas y quieren desarrollarlas en el exterior?

–Que lean, se informen, se conecten, aprovechen las oportunidades de educarse afuera a través de becas que ahora son más numerosas. Que se animen y que entiendan que nada sucede de la noche a la mañana, que se requiere de mucha paciencia y perseverancia. Pero si uno está dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo en el largo plazo, las puertas se abren.

Dejá tu comentario