Mundo

Trump aviva el temor de una guerra de divisas con China

 

El presidente Donald Trump atizó el fantasma de una guerra de divisas ayer, en medio de la escalada del conflicto comercial que mantiene con China, al decir que no es feliz con un dólar fuerte.

Trump mantiene una política de máxima presión contra Pekín, que incluye gravar con aranceles todos las importaciones chinas que entren en EEUU desde el 1° de setiembre, y acusa al Gobierno del gigante asiático de manipular su moneda para tener ventajas competitivas en el mercado global.

Las palabras de Trump rompen con décadas de política estadounidense, al decir que un dólar más bajo impulsaría la competitividad de las empresas del país. “Como vuestro presidente, cualquiera podría pensar que estoy contento por nuestro dólar fuerte. ¡No lo estoy!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter. “El nivel alto de las tasas de interés de la Fed, en comparación con otros países, mantiene un dólar alto, haciéndoselo más difícil a nuestros manufactureros como Caterpillar, Boeing, John Deere, a nuestras compañías de autos y a otros, para competir en igualdad de condiciones”, consideró.

MÁS ARANCELES. Por otro lado, el Departamento de Comercio de EEUU anunció ayer la imposición de aranceles a 4.400 millones de dólares de importaciones de muebles de cocina y de baño fabricados en China. La administración estadounidense, que tomó esta medida tras un queja de los fabricantes de armarios de cocina, estimó que los muebles de madera fabricados en China se exportan a un precio bajo a EEUU, porque se benefician de subvenciones del gobierno de Pekín.

Las exportaciones totales de China volvieron a aumentar levemente en julio a pesar del conflicto con EEUU, pero las nuevas sanciones anunciadas por Washington deberían terminar penalizando a la segunda economía mundial. Las ventas totales de productos chinos en el extranjero aumentaron en julio 3,3% respecto al 2018, lo que representa una mejora en comparación con la bajada del 1,3%, en junio. Las importaciones volvieron a disminuir, tras una caída del 7,3% el mes pasado. Los datos resultan mejores de lo que preveían los analistas, que apostaban por un nuevo retroceso en las exportaciones, en torno al 1% según el pronóstico de la agencia Bloomberg.

Dejá tu comentario