Política

Titular del Congreso admite que es un año difícil para el Gobierno

 

A días de despedirse de su cargo de titular del Congreso y entregar el mando al liberal Blas Llano, y a menos de un mes de que su líder, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, cumpla el primer aniversario de su cuestionada gestión, Silvio Ovelar se sinceró ante la prensa y admitió que es un año difícil.

El titular del Senado mantuvo una reunión, ayer, con Marito y mencionó que hicieron un balance de la gestión que tuvieron ambos.

Con sus declaraciones, Beto Ovelar disipó todas las dudas acerca de las dificultades que enfrenta el actual Gobierno.

Además de la crisis económica que se apunta a paliar con más impuestos dirigidos a la clase trabajadora, se suma la baja ejecución presupuestaria en los distintos ministerios.

Como si no fuera suficiente, explotó la crisis por el sistema penitenciario y el propio hermano del mandatario, Benigno López, actual titular de Hacienda, está salpicado por supuestos hechos de corrupción al frente del IPS (Instituto de Previsión Social).

No obstante, Ovelar intentó transmitir optimismo y alegó que también coinciden con el presidente de la República en que habrá un futuro mejor.

“Hicimos un balance de nuestro año y coincidíamos que nos tocó un año complicado, un año muy difícil”, reveló el colorado, sobre su conversación con Marito.

“Tanto a mí como a él nos resultó difícil remar ante tanta adversidad”, indicó.

“Tenemos fe y coincidimos en expectativa de futuro que vamos a tener un país mucho mejor”, manifestó.

Al ser consultado en qué se basaba, alegó que “se basa en que la inundación está más controlada en el sentido que bajó más el agua”.

Acotó que se están tomando medidas para dar respuestas a los compatriotas en situación de vulnerabilidad, y que hay planes y proyectos que están en marcha.

Mencionó que Marito se jactó de la concreción de dos puentes, que se van a construir después de más de 50 años.

Especificó que los mismos unirán a Paraguay con Brasil, a través de Presidente Franco y Foz de Yguazú, y Carmelo Peralta con Puerto Murtiño.

“Está la posibilidad de que la economía se vaya reactivando con la inyección financiera, a través de los ministerios, especialmente Obras Públicas”, agregó Ovelar.

Anunció que el próximo viernes Mario Abdo irá hasta su feudo, Coronel Oviedo, en donde se presentará la maqueta para la futura construcción de un hospital, que servirá a otros departamentos.

DECLARACIÓN JURADA. El próximo 1 de julio, Ovelar cederá la presidencia del Congreso a Blas Llano, y ese mismo día se prevé el informe presidencial de Marito.

El titular del Senado saliente se ratificó en que dará a conocer públicamente su declaración jurada de bienes.

“Voy a entregar mi declaración jurada 8 días después”, indicó a los periodistas.

Refirió que se prevé un corte administrativo con la presencia de la Contraloría, aunque todavía no dio la fecha.

Aseguró que todo está documentado, y que deja la presidencia del Congreso con la misma cantidad de funcionarios con la que asumió.

Alegó que trata de ser muy prolijo y por esa razón se convocará a concurso para cubrir 17 vacancias.

En cuanto al pago de horas extras, refirió que se abona a los funcionarios que trabajan.

También se le consultó sobre los proyectos de ley referentes a jubilaciones dirigidos a distintos gremios.

Sobre el punto, manifestó su preocupación, y consideró que será un problema para otros gobiernos. Alabó la gestión de Dionisio Borda en la era de Nicanor Duarte Frutos, de salvataje a la caja de jubilaciones en su momento.

Dejá tu comentario