Sucesos

Testigos no saben por qué siguen a sus nombres impuestos de terrenos

En el juicio a Óscar González Daher y su hijo Óscar Rubén González, la Fiscalía presentó a testigos que vendieron terrenos a padre e hijo, pero años después seguían los impuestos a sus nombres.

El Ministerio Público presentó ayer a cuatro testigos en el juicio del ex senador Óscar González Daher y su hijo Óscar Rubén González Chaves, quienes vendieron terrenos baldíos a padre e hijo y que pese a los años de haberse concretado la compra y venta, los cambios de titulares en la Municipalidad no se realizaron y los impuestos seguían a nombre de los vendedores.

El primero en declarar ante el Tribunal es Gustavo Cáceres (68), amigo de infancia del ex senador, quien contó que en el 2013 le vendió un terreno. Le mostraron un pago de impuesto inmobiliario del 2018 y dijo que no sabe por qué seguía figurando a su nombre. El inmueble está ubicado sobre la calle Alberdi, en Luque.

Cáceres afirmó que no tuvo nunca vínculo laboral con OGD. En el 2013 se acercó a Rubén, hijo de Óscar, para ofrecerle un terreno familiar a 85 mil dólares, que tenía en la ciudad de Luque, y en esa ocasión escuchó sobre la empresa Príncipe Di Savoia, pero anteriormente no conocía nada de la empresa.

Días después de ese primer encuentro, Rubén se comunicó con Gustavo y le aceptaron el precio propuesto por el terreno, que fue pagado en efectivo. La venta se realizó a la empresa Príncipe di Savoia.

Dijo que desconoce si se hicieron o no los cambios en el Registro de Catastro y en la Municipalidad de Luque, pero sí que los documentos se hicieron por escribanía y que el dinero recibió en su totalidad en efectivo.

También declaró Marta Villalba, vecina de los González Daher, quien dijo que solamente trató en una ocasión con el ex senador, cuando le ofreció el lote que le fue cedido por sus padres, ubicado en el barrio Lomas de Maka’i de Luque. La venta se hizo en el año 1992 por G. 300 mil, que le pagó en efectivo. Afirmó que no conoce de la empresa Príncipe Di Savoia y que el comprador de su inmueble fue OGD. Respecto a una boleta de pago de impuesto municipal del 2018 que sigue a su nombre, la mujer mencionó que desconocía por qué seguía como titular.

Otro testigo presentado por la Fiscalía es el ingeniero Eduardo Romero Maldonado, quien afirmó que no conoce al ex senador ni a su hijo y que había vendido dos terrenos, uno ubicado sobre la avenida Boggiani de Asunción y otro en San Lorenzo, pero que no fueron vendidos a los González Daher ni tampoco a la empresa Príncipe Di Savoia.

María Eugenia Galves mencionó que alquila hasta ahora dos inmuebles en Luque, que corresponden a OGD. Explicó que le vendió un terreno baldío de una hectárea a OGD, ubicado en Luque, en el camino a la ciudad de Limpio. La venta se realizó en julio del 2001 a un monto de G. 50 millones, por cuestiones de salud de su esposo. La venta, según figura la escritura, fue a nombre de Rubén. Dijo que desconoce la empresa Príncipe Di Savoia. También indicó que ella realizó todos los trámites para el cambio de titular del inmueble en la Municipalidad, según recuerda, fue a firmar todos los documentos en la Comuna para que se gestione. Por ello, precisó que no entiende por qué siguen a su nombre las boletas de impuestos en el 2018.


Prosigue juicio
El juicio oral y público seguirá mañana, a las 8:00. Hay que señalar que tanto Óscar González Daher como su hijo, Óscar Rubén González Chaves, habían sido acusados por presuntos delitos de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y declaración falsa. Según la acusación defendida por los representantes del Ministerio Público, la firma Príncipe Di Savoia era solo una fachada para el lavado de dinero de los procesados.

Dejá tu comentario