Interior

Temporal con granizo en Caaguazú destruyó varias viviendas y cultivos

El ingreso de un frente frío comenzó a sentirse en el interior del país con fuertes vientos y caída de granizos. Meteorología anuncia que continuarán los días con bajas temperaturas.

El temporal del sábado afectó sectores rurales de los distritos de Caaguazú, Coronel Oviedo, RI 3 Corrales, Carayaó, La Pastora, entre otros, ocasionando destrozos en viviendas y cultivos frutihortícolas. Alrededor de 100 casas de madera fueron destruidas en la colonia Cantera Boca, del quinto departamento, y varias parcelas de tomates fueron dañadas por los granizos.

Alrededor de las 18:00 del sábado comenzó el viento con velocidades estimadas entre 70 y 80 km/h; a eso se sumó una granizada de 10 minutos. El sector más castigado por la destrucción de viviendas fue el distrito de Caaguazú, donde unas 150 casas de madera no resistieron el embate del fenómeno natural. Familias pasaron a la intemperie la noche debido a los graves daños en techos y paredes.

En esas condiciones niños y adultos tuvieron que sacar fuerzas aguardando la llegada de las primeras ayudas de parte de la Municipalidad de Caaguazú y personas voluntarias que arribaron al lugar del desastre. Afortunadamente no hubo víctimas que lamentar.

La Secretaría de Emergencia Nacional arribó con las primeras partidas de elementos requeridos en las colonias afectadas de Caaguazú.

El temporal golpeó al sector frutihortícola destruyendo parcelas de cultivos como tomate, locote, zanahoria, repollo y frutilla. En este sector la pérdida es millonaria atendiendo que prácticamente se ha cortado el desarrollo vegetativo de las plantas sin la posibilidad de llegar a la cosecha y comercialización.

Las colonias San Roque, San Antonio y La Victoria de Coronel Oviedo son los puntos donde el perjuicio a los cultivos se centró. Los productores, en su mayoría pequeños agricultores, esperan la presencia de responsables del Ministerio de Agricultura para evaluar la situación y encarar programas de ayuda.

FRÍO EN ÑEEMBUCÚ. La ola de frío polar se hizo sentir en todo el departamento con temperaturas extremadamente bajas que obligaron a la población a protegerse. Las gélidas temperaturas dejarán sus secuelas en la producción agrícola, indicaron los productores. La temperatura mínima fue muy baja y una sensación térmica de cero, por efecto del viento sur, según informes de Meteorología. Las pasturas implantadas, los cultivos de batata, caña dulce y las praderas serán afectados por el frío polar.

Sin embargo, en lo que respecta a la producción en general en el balance suma más lo positivo, que se refleja en la eliminación de las plagas que perjudican al sector agrícola. Productores sostienen que la lluvia caída fue muy beneficiosa. Según el ingeniero Guillermo Souto, de la ARP, la ganadería no presenta daños y, al contrario, tiene aspectos positivos.

El profesional sostuvo que la condición climática es favorable para la desaparición de plagas, como la de las “moscas de los cuernos” que son una molestia permanente para los vacunos en temporadas de calor. Igualmente resaltó que la campaña de vacunación contra la aftosa fue exitosa con un registro muy alto del 98 por ciento de animales vacunados. Paralelamente, esta condición es favorable para que las larvas del mosquito transmisor del dengue desaparezcan.

Dejá tu comentario