País

Solo 10% se aplazó en primera etapa, pero MEC pide cautela con resultados

Ayer el regreso a clases tras vacaciones de invierno fue masivo. Viceministra apunta a prueba nacional para conocer aprendizaje real de estudiantes. Directores lamentan falta de obras de infraestructura.

De 1.200.000 alumnos y alumnas matriculados en instituciones educativas públicas, apenas el 10% registraron aplazos en asignaturas básicas como Matemáticas y Lengua y Literatura Castellana, según datos del Viceministerio de Educación Básica del MEC.

Los datos son relevantes, teniendo en cuenta los retrasos en el aprendizaje que presentan niños, niñas y adolescentes en toda la región, de acuerdo con estudios de investigación de la Unesco. Si bien los análisis apuntan a que estos problemas de aprendizaje se verán en los siguientes años cuando los escolares pasen a los siguientes niveles educativos.

Tomar los datos con cautela, teniendo en cuenta que las pruebas formativas no siempre responden a un estándar de aprendizaje, es lo que sostuvo ayer la viceministra de Educación Básica, Alcira Sosa. Además, el primer semestre se centró principalmente en retroalimentación en estas dos asignaturas, dentro de lo que se define como competencias básicas.

La retroalimentación de tres meses fue centrada desde el primero al sexto grado, pero alcanzó también al tercer ciclo y a la Educación Media.

MÁS PRUEBAS. Sosa explicó que para octubre próximo preparan pruebas nacionales estandarizadas para los alumnos del primero al sexto grado.

La evaluación tiene el fin de determinar los aprendizajes pospandemia y durante la primera etapa de este curso.

“En toda la región se están organizando pruebas y nosotros no somos la excepción. Es para establecer políticas públicas en educación para los próximos años”, dijo.

De acuerdo con una de las últimas pruebas estandarizadas, pero de nivel internacional, el 92% de los escolares paraguayos no aprenden lo que deben aprender según el grado o curso al que asisten (pruebas Pisa - D 2019).

Poco antes de las pruebas, el MEC distribuirá cuadernillos, siempre para los del primero al sexto grado. Por falta de recursos, estos materiales serán para Matemáticas y Lengua Castellana.

“Como no tenemos fondos suficientes, para el tercer ciclo y la Educación Media organizamos tutoriales para los docentes, a través de las plataformas, queriendo apoyar su gestión”, aseguró la viceministra del MEC.

SIN OBRAS. Los directores de escuelas públicas lamentan que el retorno a clases esté marcado por la falta de obras de infraestructura escolar.

La Contraloría apuntó en un reciente informe que el 73% de proyectos del Fonacide no se ejecutaron el año pasado. “Se nota que no se están desarrollando obras, no solo con Fonacide, tampoco con los recursos de la UE o de los Fondos de Excelencia”, lamentó Miguel Marecos, titular del Sindicato Nacional de Directores (Sinadi).

El regreso a clases luego de la pausa de invierno fue masivo. Establecimientos de la capital recibieron de forma masiva a niños, niñas y adolescentes. Alcira Sosa destacó que los protocolos se cumplen y que no se registraron contagios masivos en las escuelas durante los primeros meses hasta la actualidad.

1.200.000 escolares matriculados en escuelas y colegios públicos en este 2022, según el MEC. Solo 10% se aplazó.

600.000 estudiantes del primero al sexto grado recibirán materiales como cuadernillos de Matemáticas y Lengua.

92% de alumnos y alumnas no aprenden lo que tienen que aprender en Literatura, Matemáticas y Ciencias.

73% de retrasos tienen obras ejecutadas con el Fonacide, según el último informe de la Contraloría General.

Inicia reunión por jubilación docente

El primer encuentro entre autoridades del Ejecutivo y gremios de docentes comienza en la jornada, luego de una propuesta de cambios en la Caja Fiscal por parte del Ministerio de Hacienda.

Se pretende que los educadores aporten un 4% más cada mes para sus haberes y que se retiren de las aulas recién con 55 años cumplidos. Así, pasarían de aportar 20% contra el 16% actual. Datos de Hacienda establecen que la mayoría de los educadores se jubilan con 51 años de edad cumplidos y luego de 28 años de servicio en instituciones educativas de gestión pública.

El Ejecutivo plantea estas modificaciones ante el riesgo de quiebre que corre supuestamente la caja.

“Nosotros lo que queremos es primero escuchar oficialmente lo que plantea Hacienda y luego presentar nuestras propuestas para la Caja Fiscal”, sostuvo Roberto Villar, secretario general de la Unión Nacional de Educadores (UNE).

El ministro de Educación, Nicolás Zárate, y la viceministra de Educación Básica, Alcira Sosa, también confirmaron su presencia en la víspera.

Para evitar el riesgo de la Caja Fiscal, uno de los planteamientos de los gremios de educadores es que el Estado aporte al menos 14% a la caja, ejerciendo su rol de patronal ante el Magisterio. “El Estado aporta a todos los sectores, menos a los docentes”, agregó Gabriel Espínola, secretario general de la Organización de Trabajadores de la Educación (OTEP - Auténtica).

Los sindicatos suspendieron amenazas de movilizaciones para esta segunda etapa. Aguardan acuerdos con Hacienda.

Dejá tu comentario