Mundo

Sepa cómo evitar las várices, mal que aqueja al 80% de las mujeres

Infección de várices y úlcera varicosa son algunas de las principales patologías venosas que presentan el 80% de las mujeres que acuden al consultorio de Flebología del Hospital de Clínicas. El promedio de edad es entre los 40 y 60 años, pero las adolescentes desde los 14 años también ya pisan el consultorio, comentó el doctor Víctor Canata, flebólogo del Hospital de Clínicas.

“Los pacientes vienen a consultorios con una pequeña venita que salta a nivel de la pierna, de la rodilla, a nivel del muslo que le impide a esa persona utilizar una mini, o short que quiera vestir en algún momento especial”.

Pararse muchas horas, la obesidad, la mala alimentación, la retención de líquidos y el sedentarismo son algunas de las causas de la aparición de la enfermedad que ataca tanto a hombres como a las mujeres, explicó.

Cansancio, pesadez, edema, dolores, inflamación, infección y trombosis son algunos de los síntomas graves de la tan temida insuficiencia venosa, que es ocasionada cuando las venas se dilatan. Cuando falla todo el sistema venoso, aparecen varices gruesas, coágulos en la sangre, infección en la pierna y úlcera varicosa.

Tres de cada diez pacientes atendidos diariamente en consultorio de flebología, presentan infección en las várices, siendo los otros casos atendidos por úlcera varicosa. La temperatura, el calor, la multiparidad y el factor hereditario son los factores que predisponen.

Las personas predispuestas a padecer de la afección son las que están mucho tiempo de pie, como los mozos, los parrilleros, las cocineras y aquellas personas que tengan el factor genético o factor hereditario.

¿QUÉ HACER? Para evitar la aparición de la patología venosa, el doctor Canata recomendó cambiar de hábitos por una alimentación más balanceada, con frutas, verduras, hortalizas, hacer ejercicios y no aumentar de peso.

Usar medias o elementos naturales sumados al cambio en el estilo de vida, para que esa válvula que no está funcionando pueda restablecerse lo más pronto posible, son algunos de los tratamientos disponibles. Caso contrario, se pasa a la segunda etapa, un tratamiento intervencionista.

“Ahora estamos más abocados a la realización de cirugías con heridas cada vez más pequeñas para eliminar las várices de la forma menos invasiva posible”. Uno de los tratamientos en boga son aquellos realizados con láser, señaló Canata.

Embed

Dejá tu comentario