Política

Senadores rechazaron polémica expropiación de estancia Alegría

 

Los senadores dejaron sin efecto ayer la polémica expropiación de la estancia Alegría, y ahora nuevamente volverá a la Cámara de Diputados.

Con esta expropiación se apuntaba a beneficiar a 150 familias campesinas.

El proyecto de ley no estaba incluido en el orden del día, pero fue tratado a pedido de la liberal Zulma Gómez.

Su compañero de bancada del llanismo, Juan Bartolomé Ramírez pidió que se estudie primero en comisiones, pero no tuvo eco.

Como no tenía dictamen, entonces la plenaria pasó a ser comisión y el dictamen en mayoría fue por el rechazo a la expropiación de la estancia.

Ramírez alegó que tal vez se estaría dando una respuesta inmediata a los dueños de la tierra, pero que se tenía que escuchar el reclamo de los campesinos de San Pedro.

Indicó que hay inequidad en la distribución de tierras, y que el proyecto tenía que pasar por las comisiones asesoras del Senado.

“No creo que nosotros nos olvidemos de la gente que habita en San Pedro. El 36% de la pobreza está en San Pedro”, sentenció.

A su criterio, el Indert fracasó y utilizó mal la plata, pero sostuvo que los campesinos de la zona no son belicosos ni invasores.

Sin embargo, Gómez insistió en el tratamiento del proyecto. “El Senado no puede debatir inequidad y desigualdad de campesinos, basándonos en una expropiación de una estancia, de tierras bien administradas”, dijo.

Insistió en que la expropiación que aprobaron los diputados se hizo de manera totalmente arbitraria.

El abdista Enrique Bacchetta se puso del lado de la liberal, y alegó que se podrían utilizar las tierras de Antebi.

Los senadores del Frente Guasu también recomendaron que vaya a comisiones.

Hugo Richer pidió tener cuidado. “Se está dejando un precedente realmente muy complicado”, dijo.

Luego sugirió la propuesta de que se postergue por una semana, pero no corrió.

Se escucharon varios críticas contra los diputados por haber aprobado la expropiación, días pasados.

El administrador del inmueble ubicado en Tacuatí, Luis Morínigo, lamentó la decisión de la Cámara Baja.

El liberal Fernando Silva Facetti, y su correligionario Enrique Buzarquis argumentaron por el rechazo.

En el mismo sentido se pronunció el senador de Patria Querida, Fidel Zavala.

A su criterio, ameritaba un debate, y remarcó que se destinaron USD 1.800 millones en una supuesta reforma agraria sin resultados.

Acotó que hay aún una deuda con el Indert de USD 72 millones, y que hay muchas colonias sin títulos.

“Diputado kuéra ojapo vai la proyecto (los diputados hicieron mal el proyecto)”, insistió Ancho Ramírez, en reclamo a la Cámara Baja.

El cartista Enrique Riera manifestó que la posición de su sector en el Senado es ratificarse por el rechazo del “irracional proyecto”.

Hay un compromiso por parte de los diputados para actuar en el mismo sentido.

Dejá tu comentario