Mundo

“Se hará realidad” la reunificación con Taiwán, asegura Xi Jinping

El presidente chino Xi Jinping afirmó que la reunificación con Taiwán “se hará realidad” y señaló que buscará “medios pacíficos”, a pesar de haber aumentado la presión militar sobre la isla.

El presidente de la República Popular China, Xi Jinping, aseguró el sábado que el país “puede conseguir y conseguirá” la reunificación con Taiwán.

“La reunificación completa de nuestro país puede conseguirse y se conseguirá”, dijo Xi al final de un discurso en el que conmemoraba el 110 aniversario de la Revolución de Xinhai (1911), que puso fin a siglos de poder dinástico en China y desembocó en la creación de la República de China.

INCURSIONES. Las palabras llegan en un momento de tensión con Taiwán, autogobernado desde diciembre de 1949, que en la última semana registró el récord de unas 150 incursiones de aviones militares chinos en su espacio aéreo.

Aunque en anteriores ocasiones Xi no descartó el uso de la fuerza para integrar en la República Popular a Taiwán, considerada por Pekín una provincia rebelde, esta vez aseguró que seguirán el “principio básico de ‘reunficación pacífica’”.

“La reunificación nacional por medios pacíficos es el interés general de la nación china, incluidos nuestros compatriotas de Taiwán”, indicó el mandatario, que volvió a mencionar el marco de ‘un país, dos sistemas’ –aplicado en Hong Kong y Macao, que contempla autonomía en diversas áreas pero pertenencia a China– como opción para la isla.

El presidente chino llamó a los “compatriotas a ambos lados del Estrecho (de Taiwán)” a que “se pongan en el lado correcto de la historia”, advirtiendo de que quienes promocionan la independencia de Taiwán son “el mayor obstáculo” para la reunificación y un “grave peligro”.

Taiwán se gobierna de manera autónoma desde el final de la guerra civil en 1949 tras la victoria de los comunistas, que se saldó también con la retirada de los nacionalistas del Kuomintang (KMT) a la isla, donde continuaron con el régimen de la República de China, que oficialmente sigue reclamando el territorio continental controlado por la República Popular.

INDEPENDENCIA. No obstante, con la transición a la democracia desde finales de los 80, en la isla han tomado fuerza las voces que reclaman declarar la independencia de Taiwán como Estado soberano.

La presión diplomática, militar y económica sobre Taipéi aumenta desde la elección en 2016 de la presidenta Tsai Ing-wen, que considera la isla como soberana de facto.

A este respecto, Xi afirmó que “aquellos que olviden su herencia, traicionen a la madre patria y busquen dividir al país no tendrán un buen final, y serán despreciados por el pueblo y condenados por la historia”.

ASUNTO INTERNO. Tras insistir en que la “cuestión de Taiwán” es un asunto interno en el que no deben inmiscuirse otros países, Xi apostilló que “nadie debe subestimar la determinación, la voluntad y la capacidad del pueblo chino para defender su soberanía nacional e integridad territorial”.

El viernes, Estados Unidos reconoció estar entrenando discretamente al ejército taiwanés desde hace meses.

El destacamento –según una información publicada por el diario The Wall Street Journal (WSJ), que cita fuentes anónimas– está formado por una veintena de miembros de las fuerzas especiales y del Cuerpo de Marines estadounidenses para entrenar a tropas terrestres y marítimas taiwanesas. Hace un año ya se rumoreaba que podría haber fuerzas de EEUU estacionadas en Taiwán, pero hasta ahora nadie lo había confirmado.

En opinión del líder comunista, la separación ‘de facto’ de la isla del resto del país surgió “de la debilidad y del caos de la nación”, y se resolverá cuando sus planes del “rejuvenecimiento nacional” se hagan realidad.

“La reunificación es la esperanza de todos los chinos. Si China puede ser reunificada, todos los chinos vivirán una vida feliz; si no, todos sufrirán”, dijo el sábado Xi, recordando a uno de los grandes protagonistas de la Revolución de 1911 y precisamente el fundador del KMT, Sun Yat Sen.

Sun, primer presidente de la República de China, sigue siendo una figura reverenciada tanto por los comunistas en China como por el KMT en Taiwán, una admiración compartida que se debe a su lucha por acabar con el régimen imperial y modernizar el país.

Dejá tu comentario