Samuel Araya: un artista de exportación

El artista paraguayo de 33 años fue engordando con los años un currículum cargado de trabajo y talento para exportación gracias a sus obras que ya recorrieron galerías y museos en Seattle, dos ferias en Argentina y otras varias pasaron a ser portadas para grupos musicales de Inglaterra y Noruega.

Por: Sarah Ortiz | sarah-ortiz@uhora.com.py | Twitter: @galletita

Quería ser escritor pero al terminar el colegio dio un paso al costado y optó por el diseño gráfico. Todo, para unir su amor por los libros y el arte luego de unos años, tras abandonar la carrera y comenzar a trabajar como ilustrador editorial.

Si bien dejó de lado la carrera de diseño gráfico, no hizo lo mismo con los estudios. Siguió buscando técnicas nuevas para aplicar, buscó conocer nuevos materiales y probó, con los días, qué de nuevo podría crear.

Samuel eligió trabajar con personas que artísticamente apuntaban a lo mismo, como él. Buscó crear algo más que un logo. Fue así que sus ilustraciones pueden verse hoy en portadas de discos musicales, vinilos, libros y galerías en Seattle, noroeste de los Estados Unidos.

Al conocer su estudio, donde trabaja, Samuel Araya nos muestra sus materiales e inspiraciones; materiales que logra cuando se toma un rato libre durante sus viajes.

Su gata Empanada, guardiana de sus pinturas y tester de la calidad de sus papeles, también forma parte de este lugar en el que él se sienta a estudiar sus clases de arte – que las toma a través de internet-, inspirarse o empezar a trabajar.

Rodeado de libros, siempre tiene algo pendiente que leer. En las fotos de la habitación uno puede ver a su musa favorita a la hora de pintar: su novia.

"Victoria salió en muchas obras mías y gracias a ella siento que mis trabajos adquirieron un nuevo nivel", cuenta Samuel.

A la hora de trabajar, dijo que apuesta por la superposición de fotografías, la aplicación de diversas técnicas de pintura y el retoque digital.


      samuel 3

Sus huellas en el exterior

Samuel Araya se ocupó de dar vida a materiales discográficos de grupos como Cradle of Filth, Elvenking y actualmente trabaja en ilustraciones para varias bandas de Noruega.

Visitó Corrientes y Rosario, en Argentina, para participar de dos ferias de cómics y expuso en Seattle en tres ocasiones, con otros artistas e individualmente y para un trabajo con la ópera de la ciudad.

El último viaje que realizó, en julio de este año, lo hizo gracias a una campaña de donaciones que puso en marcha la galería estadounidense para pagarle los pasajes de avión.

Estando en Seattle conoció a artistas como Gerald Brom, Julie Baroh, Mark Tedin, el escritor Chris Pranas, a Gabe Márquez y al escritor, diseñador de juegos y creador de Shadowrun, Mageknight y Heroclix, Jordan Weisman.

A varios de estos los conoció en la galería "Krab Jab Studios", sitio donde presentó su primera exposición individual en la ciudad.

Para octubre, Araya ya tiene en agenda una nueva exposición en "la ciudad esmeralda" y en el 2014, dos más en enero.

Sus obras suelen tener costos variados dependiendo del material, los tamaños y teniendo en cuenta si son o no ediciones limitadas.

Por esto y por todo lo vivido hasta hoy, este artista paraguayo cree que es posible vivir del arte. Antes, insiste, hay que poner mucho esfuerzo, dedicación constante y ganas permanentes de aprender.

Dejá tu comentario