Correo Semanal

Rostros y rastros: Celebrando lo que fue, es y vendrá

El nuevo libro de Lourdes Talavera y Princesa Aquino Augsten ofrece una mirada actualizada de la literatura paraguaya escrita por mujeres. Una de sus autoras relata la experiencia.

Lourdes Talavera
Escritora

En Rostros y rastros. Literatura escrita por mujeres (Arandurã Editorial, 2020) con Princesa Aquino Augsten, asumimos la tarea de realizar un esbozo del material.

Una mirada que fuera un punto de partida para ir dando testimonio del trabajo arduo que fue y es realizado por las escritoras en el ámbito de la literatura paraguaya. Nuestra contribución apunta al conocimiento de nombres y rostros de dichas colegas.

De la inquietud y sueños de Maybell Lebrón, Dirma Pardo de Carugati y Luisa Moreno Sartorio, el tres de junio de mil novecientos noventa y siete, surge Escritoras Paraguayas Asociadas (EPA), con la finalidad de visibilizar las obras de las escritoras de toda la geografía nacional y apoyarlas en la publicación de sus libros.

Promover la lectura en la sociedad sigue siendo una de las actividades fundamentales de la entidad. Veintitrés años después, el colectivo tiene cuatro asociadas con premios nacionales de literatura y un sinfín de otros premios, tanto municipales como internacionales.

Un número importante de las publicaciones de las socias fueron traducidas a diversos idiomas, tales como alemán, inglés, francés, italiano, chino, japonés, entre otros. Asimismo se tradujeron otras obras a lenguas originarias de América, como el guaraní, toba qom y otras. Emergieron las alternativas digitales y las antologías de la entidad también, se publicaron en modalidad digital y se comercializan en diferentes plataformas digitales. Maribel Barreto nos dice que la producción de las socias de EPA es multifacética, multicolor y multiforme, caben en ella la libertad de expresión y de conciencia. Ellas son narradoras de novelas y cuentos, poetas excelsas, cultivan la literatura infantil y otras son ensayistas.

GRANDES CREADORAS

Rostros y rastros. Literatura escrita por mujeres posee los siguientes capítulos de: Antecedentes, Fundación de la entidad desde sus propias voces, en donde se pueden leer a Maybell Lebrón (Premio Nacional de Literatura 2015); Luisa Moreno Sartorio; Delfina Acosta; Renée Ferrer (Premio Nacional de Literatura 2011); Maribel Barreto (Premio Nacional de Literatura 2019); María Eugenia Garay; Lita Pérez Cáceres (ex presidenta de EPA) y Emi Kasamatsu.

También están los capítulos de: Objetivos de EPA; Ciudadanía Honoraria de Josefina Plá; Premio Juan S. Netto; Primeras Comisiones Directivas; Publicaciones de EPA; Premios Nacionales de Literatura, donde rescatamos la membresía de Susy Delgado en EPA (Premio Nacional de Literatura 2017).

Finaliza el libro con una Biblioteca individual que es una bio-bibliografía de las obras individuales de una gran mayoría de escritoras que pasaron por EPA, en estos años.

Actualmente, la membresía activa es de aproximadamente cincuenta socias.

CELEBRANDO LOS INICIOS Y LA TRAYECTORIA

En la década de los años ochenta, acontece un florecimiento de la producción literaria de las escritoras. Ellas abandonan el ámbito doméstico y privado para participar de actividades literarias, donde se expresan con voz propia.

En este tiempo, en la sociedad se producen cambios que afectan las relaciones de las mujeres y los varones, y eso tiene consecuencia en la literatura paraguaya. A esto se suma, la creación del Taller Literario, dirigido por el profesor Hugo Rodríguez-Alcalá, quien aporta sus conocimientos en las discusiones con las participantes del Taller que pronto publican sus obras colectivas e individuales.

En palabras de José Vicente Peiró, quien publicó en co-autoría con Guido Rodríguez Alcalá, el libro Narradoras paraguayas, 1999, las escritoras de ese tiempo rompieron la imagen literaria tradicional que presentaba a las escritoras como las madres reproductoras del mundo cultural. Este proceso permitió una proyección de estas como escritoras y su necesidad de formar un colectivo.

Indudablemente, la figura de Josefina Plá influyó de manera notable en la cultura y literatura paraguaya. También se irguió como ícono de las escritoras de ese tiempo. Española de nacimiento, casada con Julián de la Herrería (Andrés Campos Cervera), pintor y ceramista, vivió prácticamente toda su vida multifacética en Asunción. A instancias de las directivas de EPA, en 1998, le fue otorgada la ciudadanía honoraria. Como muestra de su admiración hacia ella, Escritoras Paraguayas Asociadas la nombró socia honoraria en la asamblea de fundación de la entidad.

En el último día del mes de junio de 2020, partió a la eternidad Dirma Pardo de Carugati. Se distinguió por su prosa elegante, fluida y pulida, en palabras de Delfina Acosta. Fue coordinadora del taller de cuentos del profesor Hugo Rodríguez-Alcalá y una de las escritoras que supieron entender la importancia y la trascendencia de las voces emergentes de las escritoras en la década de los ochenta.

PROYECCIÓN DE LA LITERATURA DE MUJERES

Las mujeres, como sujetos políticos, forjamos una historia con una nueva ética con igualdad de oportunidades, una equidad sostenible, que apunta a la conquista de nuevos espacios, alternativas y derechos. La condición de las mujeres sigue siendo vulnerable en las sociedades. En nuestros días, temas como la violencia en diferentes tipos, la trata de personas, la discriminación por condición social, raza y factores socioeconómicos como así mismo la degradación del medioambiente, por citar algunos, están presentes en las obras de las escritoras.

La literatura escrita por mujeres contribuye con la poesía, la ficción y el ensayo a crear nuevos escenarios y también se compromete con los cambios de ahora, mirando el mañana.

(*) Lourdes Talavera es ex presidenta de Escritoras Paraguayas Asociadas (EPA).



Dejá tu comentario