Sucesos

“RGD era como un ángel caído del cielo, luego me di cuenta de que era Lucifer”

Carlos Alberto Kiese es la tercera persona que se atreve a denunciar al hermano del ex senador Óscar González Daher. Hablan de que el clan manejaba a fiscales, jueces y hasta a gente de la Corte.

El comentarista deportivo Carlos Kiese, una de las tantas víctimas de Ramón González Daher (RGD) que se atrevió a denunciarlo, reveló cómo fue el entramado por el que cayó en los préstamos del ex dirigente luqueño. En el programa de Monumental aseveró que RGD manejaba a fiscales y jueces de Luque y San Lorenzo, incluso a miembros de la Corte, para seguir las denuncias que promovía.

En el documento presentado ante la Fiscalía Kiese reveló que el relacionamiento con Ramón comenzó a través del fútbol.

Supuestamente, RGD le propuso en principio la dirigencia del Sportivo Luqueño, pero decidió dedicarse más a su empresa, en la cual tuvo problemas por hurto de mercaderías y recurrió a González Daher, porque los bancos no podían prestarle el monto que necesitaba.

“Saca su chequera y me confecciona dos cheques de G. 500 millones. Me dice: ‘Haceme un cheque por el capital y otro por los intereses’”, reveló. Supuestamente ese dinero lo había prestado “como amigo”.

Al prestarle el dinero, Ramón supuestamente le dijo en tono de adulo que con eso no podía rechazar la dirigencia deportiva.

“Su generosidad lo interpreté como un ángel caído del cielo, solo que con el tiempo –y ya tarde– me di cuenta que se trataba de un Lucifer, de quien cada vez más costaba deshacerse”, detalló.

Kiese explicó que el trato solo fue de palabra y cheques, sin contrato ni recibos, por el apuro económico en el que se encontraba. Los cheques que firmó el comentarista fueron por G. 60 millones, con pagos diferidos a 30, 60 y 90 días.

“El sistema de la operación con Ramón era muy simple. Si no tenías el capital prestado (la cuota), pagabas los intereses e ibas a renovar el cheque”, expresó.

En cuanto a la segunda operación, este surgió cuando se enteró que alguien cobró de su cuenta G. 500 millones, a través de un cheque. “Ese cheque lo tenía Ramón y debió entregarme cuando le renové el capital. Cuando le requerí, siempre se excusó diciendo que no tenía en ese momento”, expuso.

Al consultar a RGD si él presentó el cheque, negó supuestamente y dicha conversación terminó alegando que iba a prestarle otros G. 500 millones.

Posterior a eso, en el pago de las cuotas, por cada atraso, se pagaba interés por interés, por lo que en el 2014, las deudas llegaban a G. 2.500 millones.

DENUNCIA. Carlos Kiese, a través de su abogado Luis Ayala, denunció a Ramón por extorsión, usura, estafa y denuncia falsa. El supuesto usurero había puesto una denuncia contra Kiese por estafa, por G. 18.000 millones, siendo que en realidad, le prestó G. 1.500 millones.


(Ramón) no solo manejaba a fiscales y jueces de Luque, sino también de San Lorenzo, incluso a miembros de la Corte. Carlos Kiese, denunciante.


El entramado

Prestamista:
Ramón González Daher

Cliente:
Carlos Kiese

Monto:
G. 1.500 millones

Lo que figura en la denuncia:
G. 18.000 millones

Dejá tu comentario