Política

Repudian violento desalojo contra una comunidad indígena en el Alto Paraná

 

La Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (FAPI), que articula a trece asociaciones indígenas del país, comunicó a las autoridades nacionales y a la opinión pública su preocupación y repudio al violento desalojo contra la comunidad Cerrito, del Pueblo Ava Guaraní, del departamento del Alto Paraná.

La intervención policial desató una ola de críticas tanto dentro como fuera de nuestro país.

La FAPI destaca que la comunidad de Cerrito se encontraba asentada en sus tierras ancestrales reclamando la legalización de parte de las mismas, amparados por el marco nacional e internacional ratificado por el país.

violencia. “A pesar de eso y de los protocolos vigentes, una vez más la respuesta al legítimo reclamo ha sido la violencia contra las personas de esta comunidad quienes con oraciones y cantos religiosos resistían ante el avasallamiento de las fuerzas públicas con un desplazamiento impresionante de más de 70 patrulleras y decenas de personal policial para violentar a familias indígenas, entre ellas niños/as, ancianos y discapacitados, afectados por los gases lanzados para dispersarlos en su lugar de refugio y oración”, dice el comunicado de la FAPI.

La organización exhorta a la Fiscalía, a la Dirección de Derechos Humanos de los tres poderes del Estado, a realizar de manera inmediata acciones para precautelar la vida, la libertad de la comunidad y garantizar el acceso a su tierra en cantidad y calidad suficiente como lo garantiza la Constitución Nacional.

VICTIMAS DE DESPLAZAMIENTOS. “Cabe destacar que los Ava Guaraní fueron víctimas de desplazamientos involuntarios para la construcción de la hidroeléctrica de la Itaipú Binacional y aún no fue resarcido el daño causado a este pueblo ancestral a pesar de sus justos reclamos. Expresamos nuestra solidaridad con nuestros hermanos de la comunidad y hacemos un llamado a todas las organizaciones de Derechos Humanos nacionales e internacionales para exigir el cese de la violencia contra los hermanos indígenas”, señala en su parte final el documento emitido por la FAPI.

Dejá tu comentario