21 jun. 2024

Reclamo de USD 64.800 de deuda por cocaína derivó en la tragedia

Investigadores confirman que Marcos Rojas, uno de los fallecidos, era miembro del PCC. El mismo habría reclamado el pago por la venta de 18 kilogramos cocaína y esto le habría costado la vida.

Agentes policiales y fiscales que investigan el narcoatentado ocurrido en San Bernardino confirmaron que el crimen tiene como causante una pelea entre narcotraficantes ligados al Primer Comando de la Capital (PCC)

Los intervinientes señalan que Marcos Rojas Acosta, que falleció tras recibir ocho tiros de pistola, pertenecía al grupo criminal brasileño, así como el principal sospechoso de su muerte, Alcides Villasboa Peralta, alias Ropero, quien se encuentra detenido.

El fiscal Marcelo Pecci explicó ayer que la principal hipótesis que se maneja es que Ropero debía dinero a Rojas Acosta, quien le habría proveído de 18 kilos de cocaína a 3.600 dólares el kilo; es decir, 64.800 dólares.

Rojas, según la versión de los intervinientes, realizó varios reclamos a Villasboa para que le pague la deuda y este, al parecer, no hizo caso. Entonces, recurrió al Cuadro de Disciplina del PCC para que pueda mediar en el caso.

Los altos miembros de la organización emplazaron a ambos para que arreglen su situación, presumen los investigadores.

Este hecho habría molestado a Ropero y supuestamente lo llevó a decretar la muerte de Marcos Rojas Mora.

Los fiscales detallaron que Villasboa sería un traficante que opera en la ciudad de Pedro Juan Caballero, Departamento de Amambay, y también operaría junto a su hermano y otros familiares. Ropero tiene cultivos de marihuana en sociedad con un tal Victorino Gómez y el policía Junior Peralta Díaz, según la investigación.

MEDIANOS. Tanto él como el fallecido no serían figuras preponderantes en el submundo de las drogas, siendo considerados medianos narcotraficantes.

Es así como Villasboa habría preparado el atentado para acabar con la vida de su oponente.

Para ello, se tiene la información de que contrató un sicario que vino desde Pedro Juan Caballero para cometer el hecho.

Se sospecha que el asesino a sueldo fue transportado por Junior Michel Peralta Díaz, personal policial que trabaja en la sede de Investigación de Delitos de Santa Rosa del Aguaray.

Un solo sicario y una única pistola calibre 9 milímetros se utilizó para el caso, confirmó el fiscal Lorenzo Lezcano, otro de los investigadores designados por el Ministerio Público.

El sicario, a quien buscan detener en las próximas horas, fue transportado en una camioneta de la marca Jeep, que luego fue quemada.

Los investigadores no descartan que otros policías de Santa Rosa hayan actuado como cómplices de la organización criminal.

Una bala de rebote le mató a Vita

El comisario César Silguero, uno de los principales investigadores del caso, explicó que la bala que dio en la cabeza de Cristina Vita Aranda traspasó el cuerpo de Marcos Rojas Mora, el principal objetivo del ataque.

De acuerdo a los datos que le llegaron de los estudios balísticos, uno de los ocho tiros que recibió el hombre tuvo orificio de salida e impactó de rebote en la cabeza de la mujer.

No se descarta que la pistola haya sido modificada para que el disparo sea más potente.

Además de Aranda, quien fue víctima fatal en este caso, también quedaron heridos José Luis Bogado Quevedo, Marcelo Monteggia, Xoana Barrientos, Jorge Benítez y Sady Aline Bonzi.

Bogado y Monteggia estaban asistiendo al recital en el Anfiteatro de San Bernardino a pesar de contar con orden de captura internacional.

El primero es requerido por la Justicia brasileña por varios delitos, mientras que el segundo tiene causas pendientes con la Justicia boliviana.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.