Política

Presidencias en Legislativo serán claves en caso de un juicio a Abdo

En ambas cámaras del Congreso se iniciaron las negociaciones entre las bancadas en torno a la elección de la mesa directiva que ocupará el próximo periodo parlamentario (2021-2022).

Un juego de grandes ligas para mantenerse en el poder es el que se juega actualmente en el Legislativo con la elección de la mesa directiva en ambas cámaras. Este año, las negociaciones tienen un condimento especial, debido al contexto político inseguro en el que se encuentra el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, a quien el cartismo le salvó de la destitución ya dos veces.

La ubicación en línea sucesoria de los presidentes, tanto del Senado como de Diputados, convierten a estos cargos en claves, ante la eventualidad de que Horacio Cartes, esta vez, le suelte la mano al mandatario, que para muchos es posible, sumado a la gran impopularidad de su gobierno y el hartazgo ciudadano, que le puso una cruz a la Asociación Nacional Republicana (ANR) y acusó a Honor Colorado de mantener a Abdo en el poder.

Nuevamente, está cantado que Pedro Alliana será presidente de la Cámara de Diputados, por cuarto periodo consecutivo, un puesto que el cartismo quiere asegurar e incluso modificó el reglamento interno para adelantarse un mes al Senado en la elección, ante un eventual conflicto con Colorado Añetete que le reste votos.

“Puede soltarle la mano HC a Marito y no hay que descartar que se active el juicio político”, manifestó el diputado liberal Édgar Acosta. Para el también liberal Sergio Rojas, este año, la mesa directiva del Senado será de trascendencia fundamental.

Para el diputado del Partido Patria Querida (PPQ) Sebastián Villarejo, el escenario que se vive es de un gobierno cada vez más débil, por el sistema de vacunación deficiente que fue aplicado, lo que da mayor relevancia a esta elección.

“Las mesas directivas de ambas cámaras, pero en especial la del Senado, deben ser el fiel reflejo de la idea de contraponerse al Partido Colorado, si es que esa intención, impulsada desde la oposición, es real. Lo contrario, es decir, negociar nuevamente con los colorados por insignificantes espacios de poder, sería traicionar el cada vez más fuerte reclamo ciudadano de que la oposición debe ser la alternativa para sacar adelante el país. No es tiempo de actuar por intereses particulares y chiquitaje”, aseveró.

El liberal Celso Kennedy cuestionó que el cartismo controle toda la cámara. “La mesa directiva siempre es importante para el cartismo. Controla las comisiones, el orden del día, la comunicación y hasta las bonificaciones a la clientela”, dijo.

HC. Desde el cartismo, aseguran que no pretenden activar un juicio político. “No somos de jugar al cháke con hacer juicio político y obtener cargos ministeriales o relevantes a cambio. Y menos prestarse para un gobierno de dos años. Siempre apostaremos a la institucionalidad, y el juicio es inestabilidad”, recalcó Basilio Núñez.

Por su parte, el cartista Derlis Maidana dijo que si reclaman la presidencia de Diputados es porque son mayoría. “Nosotros reivindicamos la presidencia de la Cámara de Diputados para Honor Colorado por ser del bloque de la ANR mayoritario. Creemos también que es un espacio ganado por el movimiento que debe ser valorado en su justa medida por el oficialismo al frente del Gobierno en razón de que hemos apoyado muchos proyectos de leyes y hemos dado cierta estabilidad al presidente de la República y al Gobierno, pero no es cierto que Honor Colorado quiere la presidencia porque la línea de sucesión”, enfatizó.

En Diputados, la mesa directiva y el cartismo ya negocian la reelección de Alliana. La oposición apunta a dar pelea con un candidato sin chances, como lo fue el pasado año Villarejo, quien logró 8 votos, mientras que los 29 liberales negociaron cargos en mesa directiva votando a la ANR.

SENADO. Por otra parte, el abdista Óscar Salomón nuevamente está en la ronda de interesados en dirigir las riendas de la Cámara Alta. Admitió que hay conversaciones entre todos, y que 43 de los 45 miembros aspiran al cargo, menos el actual titular Blas Llano, y otro que ya presidió, Silvio Ovelar.

En cuanto a las conversaciones para la unidad en carpas coloradas, Cachito cree que no se avanzó nada. Indicó que el compromiso es buscar un candidato de consenso para la Junta, pero ve difícil que ese acuerdo incluya la presidencia del Senado, ni las candidaturas para Asunción y otras ciudades.

“Somos 43 los que estamos aspirando. Tanto Llano como Beto, ya no. El resto estamos conversando, tratando de obtener la mayoría”, dijo por la titularidad del Congreso. “Es una aspiración lógica. ¿Quién no sueña con ser presidente del Congreso, del Senado? Estoy conversando con los compañeros. Es el momento de probar una candidatura. Se terminaron los acuerdos de cúpula”, manifestó.


Puede soltarle la mano HC a Marito y no hay que descartar que se active el juicio político en su contra. Édgar Acosta, diputado PLRA.

No somos de jugar al cháke con hacer juicio político y obtener cargos ministeriales o relevantes a cambio. Basilio Núñez, diputado ANR.

Negociar con los colorados por espacios de poder sería traicionar el cada vez más fuerte reclamo ciudadano. Sebastián Villarejo, diputado PPQ.

Dejá tu comentario