Mundo

Preparan en Hong Kong otra multitudinaria manifestación

 

Miles de manifestantes prodemocracia desfilaron ayer en Hong Kong y se dispersaron por la tarde, conservando sus energías para la concentración de hoy domingo que esperan sea masiva y pacífica, convocada por una organización no violenta.

Miles de partidarios del Gobierno se concentraron igualmente ayer en un parque para criticar el movimiento prodemocracia y apoyar a la policía, en una muestra de las crecientes divisiones en la ciudad.

La Unión Europea llamó ayer a un diálogo amplio e inclusivo para apaciguar la situación en Hong Kong, considerando esencial mostrar moderación y rechazar la violencia.

La ex colonia británica vive desde principios de junio su peor crisis política desde su retrocesión a China en 1997, con manifestaciones casi diarias. Pekín elevó el tono calificando las acciones más violentas de los manifestantes de casi terroristas.

Los manifestantes prodemocracia convocaron concentraciones para hoy domingo para mostrar a Pekín y a los dirigentes de la ciudad que su movimiento todavía cuenta con un amplio apoyo popular, pese a la violencia de algunos radicales.

El martes, los manifestantes bloquearon el área de embarque del aeropuerto de la ciudad y agredieron después a dos hombres a los que acusaban de ser espías chinos.

Estas imágenes empañaron un movimiento que hasta ahora había atacado principalmente a la policía o a las instituciones gubernamentales, e hicieron reflexionar a los participantes de las protestas.

La propaganda de China no tardó en servirse de estos deslices, y los medios del Estado publicaron una diluvio de artículos, imágenes y videos sobre el tema. Igualmente difundieron imágenes de soldados chinos y vehículos blindados del otro lado de la frontera, en Shenzhen.

EEUU advirtió a China de que una intervención militar sería un gran error, y los expertos estiman que sería un desastre económico y de imagen para el gigante asiático.

Las manifestaciones de ayer comenzaron con miles de profesores marchando bajo una lluvia torrencial para apoyar al movimiento prodemocracia. Por la tarde, una multitud aún mayor se congregó en Hung Hom y en To Kwa Wan, dos barrios portuarios populares entre los turistas chinos del continente.

Algunos participantes vandalizaron los locales de la Federación de Sindicatos, una organización pro-Pekín, arrojándoles huevos y cubriéndolos de grafitis.

La mayoría concluyó en la tarde ayer la concentración asegurando que reservaban sus energías para la manifestación de hoy domingo.

Dejá tu comentario