Economía

Plan del Gobierno apunta a reactivar y evitar una mayor caída económica

MONTO GLOBAL. El plan presentado en la víspera contempla un monto de USD 2.513 millones. MÁS DEUDA. Se recurrirá a mayor endeudamiento por USD 350 millones para financiar parte del plan. PILARES. Los principales pilares serán: ayudas sociales, inversión en obras públicas y créditos. CAÍDA. Pese a las acciones anunciadas, este año se cerrará con una merma del PIB en torno al 2,5%.

El Gobierno Nacional, encabezado por el presidente Mario Abdo Benítez y sus principales colaboradores, presentó ayer en Palacio de Gobierno los detalles del plan de reactivación económica pos-Covid-19, denominado Ñapu’a Paraguay.
El monto global contemplado en dicho plan asciende a USD 2.513 millones, de los cuales unos USD 350 millones serán financiados con mayor endeudamiento público.
Los tres pilares principales serán: programa social, obras públicas y empleo, y ayuda crediticia.
Las acciones a ser llevadas adelante por el Gobierno a través de este plan apuntan a contener la caída económica de este año, estimada en -2,5%, según el BCP, y evitar que el desenlace sea mucho peor.

Ejecutivo promete leyes para buscar reformar EstadoComo parte del plan de reactivación económica, el Gobierno Nacional prevé reformar el Estado mediante cinco proyectos de ley que se irán presentando al Congreso Nacional para su respectivo análisis y aprobación, según el Poder Ejecutivo. De acuerdo con el cronograma establecido dentro del plan, el primer paquete de leyes –remitido este mes– tiene que ver con la ley de administración de pasivo (para bicicletear deuda), y con un proyecto para mejorar el clima de negocios. El otro proyecto, que en teoría sería presentado en julio, es el de la función pública y carrera del servicio civil; en agosto se estima presentar la Ley de Responsabilidad Fiscal 2.0; en octubre la Ley de Organizaciónde la Estructura del Estado y, por último, recién para el mes de diciembre el proyecto de ley que apunte al rediseño del sistema de compras públicas, detallaron.

Inversión en obras y generación de empleo
La inversión en obras públicas y la generación de empleo representa el componente más importante del plan.
A obras públicas se prevé destinar USD 1.372 millones, de manera a generar 124.240 empleos directos e indirectos.
Casi la totalidad de este monto ya cuenta con financiación mediante el redireccionamiento de recursos ya disponibles. Según explicaron, USD 100 millones de los USD 1.372 millones serán financiados con nueva deuda pública.
Empleo. En lo que respecta al empleo, también se prevé una reconversión empresarial y laboral mediante la generación de emprendimientos y fomento a la innovación, dirigido a las mipymes. También a través de la simplificación de trámites (reglamentación de EAS) y la reorientación de la capacidad laboral.
Para dicho fin, el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) tiene identificado algunos sectores claves como: industrias creativas y manufacturas livianas, servicios informáticos y personales, además de la agroindustria de valor agregado y logística regional.
En este pilar también se incorpora al golpeado comercio fronterizo, con acciones relacionadas a la reducción de costos para el comerciante.
En ese sentido, para auxiliar al comercio de frontera, varias medidas ya fueron concretadas como: reducción del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) y el IVA aduanero, además de la creación de un régimen de depósito aduanero. También se anuncia la extensión del régimen de turismo, reducción de las tasas de Dinac y Senave, como también la integración inteligente mediante acuerdos internacionales.

Ayuda con fondeo y líneas de créditos
El apoyo financiero se alista a ser el segundo pilar más importante del plan de reactivación presentado en la víspera. El Gobierno anuncia destinar unos USD 676 millones al mismo, creando un fondo a largo plazo para la inversión privada (en julio); un fondo para vivienda (en agosto); capitalizar el Fondo Ganadero y el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH)- también en agosto-, y fondear la Agencia Financiera de Desarrollo para otorgar créditos (enero 2021).
El fondo de largo plazo para la inversión privada será administrado por el Banco Nacional de Fomento (BNF) y estará dirigido para la financiación de proyectos de inversión del sector privado o ampliación de negocios, mediante nuevos créditos para las mipymes. Este fondo contará con un capital de USD 361 millones.
El fondo para la vivienda, que contará con un capital de USD 80 millones, será para garantizar los créditos otorgados por la AFD. Estiman que entre el 2020 y 2021, la AFD otorgará créditos para la vivienda y otros sectores económicos por USD 200 millones.
Gran parte de los USD 350 millones de la nueva deuda que contempla el plan de reactivación será para financiar las acciones previstas dentro de este componente.
De esos USD 350 millones, unos USD 100 millones serán para financiar el segundo pago de la deuda histórica del Estado con el IPS, USD 80 millones para el programa Pytyvõ 2.0, USD 100 millones para obras públicas a ser ejecutadas por el MOPC, USD 40 millones para el fondo de garantía para vivienda, USD 10 millones para capitalización del Fondo Ganadero y USD 20 millones para el CAH.

Formalizar empleo y dar protección social
A este pilar el plan el Gobierno pretende destinar un total de USD 465,3 millones.
El ministro de Hacienda, Benigno López, destaca que dentro de este componente se apunta a formalizar la economía a través del IPS, incluyendo a casi 770.000 personas dentro del sistema de protección social (los que no están asegurados y aportando al IPS).
Pretenden lograr esta formalización partiendo de la base de datos de los beneficiarios del programa Pytyvõ, creado ante la crisis del coronavirus, y dirigido a subsidiar a trabajadores informales y cuentapropistas.
De acuerdo al detallado del plan de reactivación, se apunta a destinar USD 250 millones al programa Pytyvõ 2.0 (USD 80 millones serán financiados con nueva deuda), beneficiando a esas 770.000 personas con cuatro pagos de G. 500.000.
El mismo estará dirigido a los sectores que todavía no fueron incluidos dentro de la cuarentena inteligente, con un gran énfasis en el comercio fronterizo.
El cronograma establecido habla de la elaboración del diseño del programa e inicio del registro de los futuros beneficiarios, que se estaría realizando entre este junio y julio.
Posteriormente se prevé para agosto continuar con el registro de trabajadores informales, verificar los datos de beneficiarios e iniciar el primer pago de G. 500.000.
Asimismo, se estima proceder con los pagos mensuales durante los meses de septiembre, octubre y noviembre.
Una vez concretados los cuatro pagos, se proyecta proceder en diciembre con la creación de un registro de unificado de trabajadores informales.




Dejá tu comentario