28 feb. 2024

Personalismos, mejor no

La política se construye, se camina, se siente, se transforma. Una elección puede ser, dependiendo del ángulo observado, el final de un proceso o el punto cero de un gran proyecto.

OpinionLa política se organiza, se discute, se mueve. Sin esta dinámica no puede haber salud en el proceso, y cuando todo se edifica sobre una sola persona, pronto se hacen grietas. Esa debería ser la gran alerta.

En esta elección, la sociedad paraguaya deberá elegir un modelo. No se trata, o no debería tratarse, de personalismos, aquellos que buscan con afán aplastar son su liderazgo cualquier cosa que incluya a alguien más que no sea él mismo.

Cuando veamos hoy al candidato, antes de votar, miremos su proceso, qué representa y cuánto valor da a su equipo, si lo tiene. Nada que se concentre en una sola persona puede ser positivo.

No podemos buscar al salvador, eso no existe, lo que sí existen son personas organizadas para un proyecto político, y cuando estas son invisibles, cuando todo se trata de una persona, cuando no se supo armar un equipo de trabajo, cuando todo comienza y termina en uno solo y el proyecto es el control total del poder, esa es otra gran señal de alerta.

Los escenarios de un tercero radical, con estas características, se dieron en varios países del mundo y en Paraguay sin duda el fenómeno se observa en la figura de Paraguayo Cubas.

Su acumulación está en el hartazgo hacia los partidos tradicionales y en el discurso antisistema que hoy se verá cuánto realmente supo llegar al electorado, y si postularse sin tener una estructura que traslade al votante y luego cuide los votos en las mesas puede impactar en el resultado.

También queda por confirmar si restará fuerza a uno u otro candidato, y si al Partido Colorado, donde algunos dirigentes admitieron que lo dejaron crecer, le servirá la estrategia.

Alternancia. Un elemento esencial en el sistema democrático es la alternancia, los cambios de partidos en los sucesivos gobiernos son necesarios y se puede observar en las mejoras en lo referente a la transparencia en la rendición de cuentas, el control y la gestión. Pero lo más importante, la reducción de la concentración de poder político y económico, que es uno de los mayores problemas que tiene el Paraguay, donde un sector mantiene el dominio de las instituciones, incluyendo la Justicia.

La Concertación Nacional, aunque no haya podido quizá elevar el afecto del electorado ni lograr representar a todas las fuerzas de la oposición, tiene esa característica de significar la alternancia tras 70 años de gobierno colorado.

Y aquí, de nuevo, no se trata del candidato, no se trata de personalismos, se trata de un proyecto político.

La prueba. El Partido Colorado es el que más claro tiene el escenario por su larga experiencia en elecciones, pero tampoco llega en total unidad y la disidencia más notable es la del presidente Mario Abdo. Hoy se podrá probar si Santiago Peña pudo despegar a pesar de la embestida de Estados Unidos, que limitó el campo de acción del principal financista del partido, Horacio Cartes. Peña tiene detrás suyo el ejército de la política más rancia y del continuismo, que se verá si pudo sostener su fuerza.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.