País

Pérdida de hábitat amenaza a casi 300 especies silvestres

El constante cambio de uso de suelo en el país significa un riesgo letal para la flora y fauna en el país. Varias especies incursionan en la lista de vulnerables y en peligro de extinción por la constante pérdida de hábitat. En total, son 183 especies de animales y 81 especies de flora con algún grado de amenaza, unas 264 especies. Esta es la realidad en Paraguay hoy, en el Día Mundial de la Naturaleza o Vida Silvestre.

La principal amenaza es la pérdida de hábitat, que es generalmente por cambio de uso suelo, comentó la directora de Vida Silvestre de la Secretaría del Ambiente (Seam), Rocío Barreto.

Solo en el Chaco paraguayo desaparecen 1.033 hectáreas de bosques a diario, de acuerdo con el último informe de la organización Guyrá Paraguay.

De igual manera, existen otros factores, como “la cacería ilegal, el cambio climático, la contaminación y el tráfico ilegal de especies que son utilizadas con muchos fines, como ser: para mascotas, artesanías, accesorios para ropas, etcétera”, detalló Barreto.

Felinos. Este año Naciones Unidas decidió que la fecha sea dedicada a los grandes felinos como el león, tigre, leopardo, yaguareté, puma, guepardo, el leopardo de las nieves o la pantera nebulosa.

A nivel local, está amenazado el yaguareté, según el Libro Rojo de los Mamíferos del Paraguay. Otros felinos más pequeños que también figuran en esta lista son el leopardo tigre y el gato tigrillo.

En el caso del yaguareté, uno de los conflictos se da con los ganaderos. “Al perder hábitat y tener menos presas, al yaguareté le resulta más práctico ingresar en estancias y consumir ganados, lo que genera un conflicto con los propietarios”, indicó la coordinadora del Programa de Conservación de Guyra Paraguay, Viviana Rojas.

Reglamentación. Rojas indicó que urge la reglamentación la Ley de Vida Silvestre, del año 1992. “Por más que propongamos estrategias de conservación, publiquemos estudios científicos de cómo el cambio de uso de suelo afecta a la vida silvestre, nada de esto podrá ser factible si la institución que está a cargo de la protección y conservación no se encuentra fortalecida. Por ello es importante que el Estado le dé suficiente importancia presupuestaria a una entidad como la Seam para poder llevar a cabo controles, principalmente, que puedan contar con suficientes fiscalizadores”, señaló.

Al respecto, Barreto afirmó que ya presentaron un borrador final para la reglamentación de la ley y estaría en manos de autoridades superiores. “La reglamentación es clave. Con ello, todos los tipos de usos de la fauna y flora tendrán que contar con el respectivo permiso y habilitación, ya sea para actividades comerciales, deportivas o subsistencias y control”, indicó Barreto. Subrayó que también es necesario seguir fomentando los trabajos interinstitucionales con oenegés e instituciones académicas de nivel superior.

Embed


Dejá tu comentario