22 jun. 2024

Peña causa repudio tras proponer privatizar salud en medio de crisis

El colorado tuvo que rectificar sus dichos ante la indignación generada por comparar la sanidad pública con el sistema financiero. Opositores lo acusaron de querer favorecer el negocio de Cartes.

10_41399432.jpg

Desafortunado. Santi Peña negó que se quiera privatizar la salud y anunció más médicos.

El candidato a presidente del Partido Colorado Santiago Peña anunció reformas en la salud pública que tienen elementos comparables a la privatización. Incluso comparó al Ministerio de Salud con el Banco Central del Paraguay (BCP).

Sus declaraciones causaron revuelo justo en un momento en que la población se recupera de la crisis sanitaria generada por la pandemia. Referentes de la oposición le acusaron de querer favorecer los negocios privados sin priorizar la salud como derecho.

“El ministro de Salud tiene que ser solamente el órgano rector de la salud pública. Él no debe tener a su cargo hospitales y médicos. Entonces, el Estado lo que contrata es un servicio, el servicio de atención médica. El Estado deja de pensar en la construcción de hospitales. No es privatizar. Por ejemplo, el Banco Central del Paraguay es el órgano rector de la política monetaria y de la supervisión del sistema financiero, tiene una responsabilidad de darle atención financiera, mismo concepto ocurre con la salud pública”, expuso Peña en C9N.

Negocio. La senadora del Frente Guasu Esperanza Martínez dijo que las palabras de Peña revelan la intención del sector cartista de convertir la salud pública en un negocio. Además, recordó que Cartes lanzó una cadena de clínicas llamada RapiDoc.

“A Horacio Cartes solo le falta comprar la salud: Cadenas de servicios de salud HC. El candidato a presidente de Cartes compartió su visión sobre el sistema de salud: un Ministerio de Salud reducido a una función rectora, que brinde cobertura mediante la contratación de servicios. Hablame de privatización sin decir privatización. Es clara la línea trazada por el cartismo: privatización y salud como negocio, no como derecho. No hay que olvidar que el jefe de Santiago Peña también es propietario de una cadena de clínicas. ¡Vaya coincidencia con la idea de privatizar los servicios públicos de salud!”, sostuvo Esperanza.

Respuesta. Rápidamente, Peña tuvo que negar sus declaraciones, alegando que se busca fortalecer el sistema de salud.

“Las mentiras de siempre. Jamás dije que privatizaremos el sistema de salud. Al contrario, voy a fortalecerlo y hacerlo más eficiente que nunca con más personal de blanco, equipamientos y medicamentos. Hablando con la verdad vamos a estar mejor. No voy a responder a la mentira, pero sí voy a responder con mi verdad, salud pública no se va a achicar, se va a agrandar, vamos a tener más médicos, más paramédicos, más personal de blanco, porque nuestro proyecto de salud es grande y abarcante. Vamos a ser exigentes con el sistema de producción de medicamentos e insumos gratuitos, para que los ciudadanos no encuentren en la salud pública un impedimento económico, esa es mi verdad, nada se achica, todo se potencia en mi gobierno en materia de políticas públicas”, lanzó Peña.

El colorado plantea esta propuesta en un momento en que la Concertación afianza su proyecto de campaña sobre la salud, y cuando se vive el último tramo rumbo a las elecciones, que serán el 30 de abril.

En destaque

“El Estado lo que contrata es el servicio de atención médica, y deja de pensar en la construcción de hospitales”.

Santiago Peña, candidato de la ANR.

“Es clara la línea trazada por el cartismo: privatización y salud como negocio, no como derecho”.

Esperanza Martínez, senadora del Frente Guasu.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.