20 feb. 2024

Pagando un mayor precio tras salir del encierro

costanera de Asunción

Una visible relajación de la ciudadanía en la prevención de contagios de Covid-19 preocupa a autoridades sanitarias.

Foto: Raúl Cañete

Tras 18 meses de cuarentena por el Covid-19, por fin las autoridades sanitarias dan noticias más alentadoras sobre la posibilidad de reanudar plenamente las actividades económicas, sociales, recreativas y religiosas, entre otras.

El panorama es mucho más alentador en relación con lo que fue el primer semestre del año, cuando se registraron picos de contagios y fallecimientos a causa de la enfermedad.

Pese a que la cuestión sanitaria no estaba nada bien, mucho sectores económicos, extremando cuidados y asumiendo riesgos, siguieron con las actividades habituales a fin de mantener el nivel de producción y evitar mayores pérdidas.

Esa actitud de no parar y seguir generando riqueza es lo que está ayudando al país a mantener la economía relativamente estable en su crecimiento.

Sin embargo, un hecho que no estaba en la agenda del consumidor es que, tras la liberalización de las actividades, se daría un aumento de los precios de varios productos de la canasta familiar.

Los últimos informes del Banco Central del Paraguay dan cuenta de una sostenida suba de los precios que se mantuvieron relativamente estables durante la pandemia.

Ahora, sin embargo, reconocidos analistas ya hablan de que los precios seguirán subiendo en lo que resta del año. Mientras el BCP mantiene su proyección de 4,5% de inflación, otras consultoras estiman que la suba general de precios será en torno al 6%.

De acuerdo con los analistas este de aumento de precios de los productos se está dando básicamente debido a un mayor consumo y la otra explicación señala que se debe a una menor producción de ciertos productos que fueron afectados por las heladas y la falta de lluvias.

Esta menor oferta de productos hace que suban los precios al consumidor final. Los productores justifican el encarecimiento en que deben realizar mayores inversiones o gastos para producir.

Tal es el caso de los ganaderos, lecheros y avicultores. Todos estos sectores se ven duramente afectados por la falta de lluvias o el encarecimiento de los balanceados utilizados para alimentar al ganado.

Otro factor que incide en la suba de precios de la carne especialmente es la mayor exportación y los buenos precios que pagan los mercados internacionales.

En el caso de las frutas y hortalizas, el factor climático es lo que más está incidiendo para la suba de los precios. Los pronósticos señalan que persistirá la escasez de lluvia, por lo que son de esperar más complicaciones para la producción de frutas y hortalizas.

Un tercer factor que incide en los precios es la suba del dólar. Un elevado porcentaje de productos para el consumo son importados. También se importan materias primas para su industrialización.

A la suba del dólar se le agregan los mayores costos de transporte de los productos importados, sobre todo los que vienen vía fluvial. Hoy día, por la bajante de los ríos Paraguay y Paraná, los costos de transporte se encarecieron.

Tampoco hay que descartar el factor especulativo, en el sentido de que muchos oferentes, al percatarse de una mayor demanda por parte del consumidor, automáticamente elevan los precios. También están los que alzan el precio solo porque otros productos subieron, pese a que sus costos operativos se mantienen invariables.

Analistas económicos están sugiriendo al BCP que tome medidas más agresivas para evitar un mayor encarecimiento de los productores, especialmente de la canasta familiar. Pues existe el riesgo de que la inflación se salga de los parámetros normales ante el dinamismo que está tomando la economía tras superar año y medio de encierro y restricciones.

La Secretaría de Defensa del Consumidor también debería estar atenta a la movida de precios en el mercado local.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.