Mundo

Ortega inicia proceso de ruptura de relaciones con el Vaticano

El trámite lo inició el Gobierno de Daniel Ortega tras las declaraciones del papa Francisco, que lo calificó como una persona con “desequilibrios” y a su régimen como una “dictadura grosera”.

Nicaragua efectuó una petición a la Santa Sede para el cierre de las sedes diplomáticas respectivas, aunque no existe aún una ruptura de las relaciones diplomáticas, apuntaron a EFE fuentes vaticanas.

La petición ha sido para el cierre tanto de la nunciatura, representación vaticana en el país del presidente Daniel Ortega, y la embajada nicaragüense ante la Santa Sede, especificaron. Aunque se trataría de un primer paso para la ruptura total de las relaciones diplomáticas, lo que aún no ha sucedido.

La decisión tomada por Ortega habría llegado después de publicarse una entrevista en el portal argentino Infobae en la que el Papa calificó fr “dictadura grosera” el régimen de Ortega en Nicaragua, un mes después de la condena de Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa a 26 años y 4 meses de prisión, según una entrevista publicada este viernes.

“Con mucho respeto, no me queda otra que pensar en un desequilibrio de la persona que dirige”, dijo Francisco, refiriéndose a Ortega, en el poder desde 2007 y reelegido sucesivamente en cuestionados comicios.

En la entrevista, el Papa argentino hizo referencia sin nombrarlo al obispo católico Rolando Álvarez. “Ahí tenemos un obispo preso, un hombre muy serio, muy capaz. Quiso dar su testimonio y no aceptó el exilio”, manifestó.

El obispo de Matagalpa, de 56 años, estaba detenido desde agosto por conspiración y rechazó ser deportado a Estados Unidos con otros 222 opositores ex carcelados y expulsados del país por ser “traidores a la patria”.

“Es una cosa que está fuera de lo que estamos viviendo, es como si fuera traer la dictadura comunista de 1917 o la hitleriana del 35, traer aquí las mismas (...) Son un tipo de dictaduras groseras”, añadió el Santo Padre.

Nicaragua no tiene embajador ante la Santa Sede desde el 21 de septiembre de 2021, cuando Ortega canceló el nombramiento de Elliette Ortega Sotomayory solo cuenta con una ministra consejera.

Asimismo, en marzo del año pasado, el Gobierno nicaragüense también expulsó al nuncio apostólico, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag. Monseñor Mbaye Diouf, secretario de la Nunciatura, está al frente de la misión diplomática vaticana en Managua.

“mafia”. El pasado 21 de febrero el mandatario nicaragüense calificó de “mafia” a la Iglesia y la acusó de ser antidemocrática por no permitir que los católicos elijan por voto directo al Papa, a los cardenales, a los obispos y a los sacerdotes.

Nicaragua enfrenta una ola de condena de la comunidad internacional debido a la deriva autoritaria del ejecutivo de Ortega, quien gobierna con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Centenares de opositores fueron detenidos en el país en el contexto de la represión que siguió a las multitudinarias protestas antigubernamentales de 2018. Desde entonces, el gobierno se ha enfrentado también al mundo eclesiástico y a líderes de la iglesia que han criticado sus políticas.

Hace casi un año, el gobierno expulsó por ejemplo al nuncio apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag.

El martes, el ministerio de Gobernación (Interior) canceló la personería jurídica de la Universidad Juan Pablo II –de la Conferencia Episcopal de Nicaragua– y de la Universidad Cristiana Autónoma de Nicaragua (UCAN) alegando “incumplimientos” de leyes.

Ese mismo día, el diario oficial también anunció la disolución de los organismos católicos de beneficencia Caritas Nicaragua y Caritas Diocesana de Jinotega.

Dejá tu comentario