Mundo

Opositor Leopoldo López no descarta una intervención militar en Venezuela

Para el líder opositor, quien fue liberado por un grupo de militares y funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia, no se van a solucionar los problemas del país hasta que se conquiste la libertad.

La intervención militar en Venezuela es una opción que sigue presente entre la oposición al Gobierno de Nicolás Maduro, porque es una alternativa legal que contempla la Constitución, explicó este jueves en una entrevista exclusiva con EFE el líder del partido Voluntad Popular Leopoldo López.

P: ¿Se han planteado la posibilidad de solicitar intervención militar internacional?

Nosotros no descartamos ningún escenario que esté dentro de la Constitución y la Constitución prevé que esa es una posibilidad. Espero que no tengamos que llegar a ese punto, pero no lo descartamos, porque es constitucional, porque la libertad es la condición para todo lo demás.

P: ¿Han trazado una línea roja a partir de la cual solicitarían la intervención?

Eso es parte del proceso que se está llevando adelante. Hemos venido aumentando y construyendo capacidades, y continuaremos. No hay nada que nos impida utilizar todas las herramientas legales constitucionales para intentar lograr la libertad, porque hoy la libertad en Venezuela se mide con muertes. Cada día que pasemos sin conquistar la libertad es un día en el que mueren niños por desnutrición, personas en hospitales, por la inseguridad. El compromiso de conquistar la libertad es irrenunciable.

P: ¿Se ha planteado la posibilidad de pedir asilo en algún país?

No, no, yo no me voy de Venezuela. Ellos han intentado desde 2014 convencerme de que me vaya, trataron de convencer a mi esposa. Le dijeron en la madrugada del día 18 de febrero (2014) que me iban a matar y yo estaba escondido, y me llamaba muy angustiada: Leo, me acaba de llamar Diosdado Cabello que te va a matar. Y yo pensaba que si me iban a matar lo harían en una manifestación o en una calle ciega o en una cárcel, yo asumo el riesgo, así como hoy Guaidó. Y fui a las manifestaciones y asumí el riesgo. Para liderar Venezuela en estas circunstancias hay que asumir riesgos. Y también tenemos que estar dispuestos a sufrir. Es parte de lo que nos toca.

P: Usted dice que las Fuerzas Armadas deben derribar el miedo que sienten. ¿Esperaba que el pasado martes hubieran derribado más militares ese muro y se hubieran unido más al movimiento que ustedes iniciaron?

Hubo manifestaciones importantes y sí, lo concebimos siempre como un proceso, nunca como una única fecha. Lo concebimos como un día en que había que mandar un mensaje contundente, claro, de adhesión de funcionarios activos con capacidad de ejecutar acciones como el acatamiento de la orden de Juan Guaidó de liberarme a través de la figura del indulto y ese proceso una vez que se inicia, comienza a derribar esa muralla del miedo, del temor, de la incertidumbre, de no saber lo que puede ocurrir y generar confianza.

A nosotros nos toca generar confianza y certezas al pueblo venezolano de lo estamos haciendo por el pueblo venezolanos. Certezas a la comunidad internacional que nuestro compromiso es en aterrizar todo este esfuerzo en tres fases: en una elección libre, transparente, que le de un sello de legitimidad y constitucionalidad. Certeza a la Fuerza Armada, certeza a quienes hoy están acompañando a la dictadura de que nosotros no vamos a ir en un proceso de cacería de brujas. Ni de persecución de ningún tipo.

El 30 de abril fue un día en que en ese sector se generó un nivel superior de certeza de que hay un nivel superior de compromiso incluso dentro de la Fuerza Armada. Para nadie es un secreto el que Maduro controla monolíticamente la Fuerza Armada es una realidad. Eso es falso, no puedo decir que la totalidad de la Fuerza Armada hoy está abiertamente apoyando la ruta constitucional y democrática pero puedo decir que somos muchos más. Puedo decir y tengo la seguridad de que están dándose conversaciones entre ellos mismos. Lo que ocurrió (el pasado martes) fue una grieta que se abrió, que se va a convertir en un hueco más grande que va a terminar de romper ese dique que va a permitir que fluya el río de la libertad en Venezuela.

P: Ha manifestado que lo que ocurrió el pasado martes no fue un intento de golpe de Estado, ¿cómo lo define entonces?

Bueno, una acción legítima de la Fuerza Armada amparada en su deber constitucional en los artículos 333, 350 y 328 de la Constitución. El artículo 333 plantea que todo venezolano investido o no de autoridad tiene el deber de contribuir con la restitución del orden constitucional. El 350 plantea que un desconocimiento de la Constitución debe ser desconocido. El 328 establece que la Fuerza Armada Nacional se debe al respeto de la Constitución, de las autoridades legítimamente electas y que no pueden actuar bajo bandera e institución de un solo signo político.

Esta lucha está amparada constitucionalmente. En esto hemos insistido mucho, el presidente Juan Guaidó ha insistido mucho. De hecho asume la presidencia interna amparado en el artículo 233 de la Constitución. Es decir, todo este esfuerzo se hace con fundamento legal, constitucional, porque es lo que queremos restituir: Queremos restituir el orden constitucional, el Estado de derecho, el fundamento, el pilar de sostén de una democracia.

P: ¿Qué estrategia se plantean ustedes a partir de este momento?

Hemos trazado una ruta, que lo ha dicho el presidente Guaidó una y otra vez, de tres fases: el cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Y eso lo tenemos que recordar siempre, porque eso permite que tenga una lógica y un horizonte en la lucha que estamos dando. En este momento estamos en la fase uno, que es el cese de la usurpación, es decir, salir del dictador, y para eso, vamos a continuar, como lo dijo Guaidó, con la convocatoria al pueblo venezolano a la protesta masiva y pacífica.

El día de ayer, ustedes vieron la reacción masiva en toda Venezuela. Si el 30 de abril hubiese sido un fracaso como lo pretende presentar la dictadura no hubiese salido la gente, pero salió más gente que nunca en toda Venezuela y eso es un respaldo a lo ocurrido en el día anterior, que también salió mucha gente.

Pero no solo es la protesta, también son los procesos de quiebre interno, es decir, las lealtades que comienzan a desprenderse de la dictadura por el temor hasta ahora, hay algunas que se mantienen y que se han mantenido hasta ahora, nadie está contento hasta ahora, solo su entorno familiar, que es con quien hacen los negocios, los que se roban el dinero de los venezolanos, que es la gente que incluso hace negocios con la importación de comida en un país que se está muriendo de hambre y pasando dificultad.

Dejá tu comentario