Política

Obispos alertan que se quebrantó el estado de derecho en Diputados

La Conferencia Episcopal alude que los legisladores actuaron arbitrariamente con la sanción a la liberal Celeste Amarilla. También instan a la clase política a respetar la Constitución y las leyes.

Luego de la decisión de una mayoría de la Cámara de Diputados, que resolvió mantener la sanción de sesenta días de suspensión sin goce de dieta a la liberal Celeste Amarilla, la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) alertó en un comunicado que existe un quebrantamiento del estado de derecho en Paraguay.

Ocurre que Amarilla fue castigada tras afirmar que gran parte de los legisladores ingresaron al Congreso gracias a dinero sucio, aseveración que molestó principalmente a los miembros del Partido Colorado, quienes, según la CEP, recibieron serios cuestionamientos de amplios sectores de la ciudadanía, pues atacaron la libertad de expresión, derecho consagrado en la Constitución Nacional, censurando a una parlamentaria.

Los obispos consideraron oportuno compartir algunos principios de la doctrina social de la Iglesia, resaltando que una auténtica democracia es posible solamente en un estado de derecho y sobre la base de una recta concepción de la persona humana.

Ante las acusaciones que señalan que la decisión de los legisladores fue inconstitucional, la CEP los exhorta a cumplir con el juramento de respetar y hacer respetar la Carta Magna y las leyes, “para fortalecer las instituciones democráticas y consolidar el estado de derecho en la República del Paraguay”.

ARBITRARIO. Los prelados también aseveran que la decisión de los diputados es injusta porque “en el estado de derecho es soberana la ley y no la voluntad arbitraria de los hombres”.

Igualmente recuerdan que la corrupción en la cual caen los diputados aludidos y la clase política, es una de las más graves deformaciones del sistema democrático, porque traiciona los principios de la moral y las normas de la justicia social, comprometiendo el correcto funcionamiento del Estado e influyendo negativamente en la relación entre gobernantes y gobernados.

Por si fuera poco, el comunicado afirma que con su actitud, los legisladores alimentan la creciente desconfianza respecto a las instituciones públicas, causando un progresivo menosprecio de los ciudadanos por la política y sus representantes, “con el consiguiente debilitamiento de las instituciones”.

Los obispos destacan que la democracia es un “ordenamiento” y, como tal, un instrumento y no un fin. “Su carácter ‘moral’ no es automático, sino que depende de su conformidad con la ley moral a la que, como cualquier otro comportamiento humano, debe someterse”, apunta el mensaje de la CEP.


La actuación de la Cámara de Diputados (...) ha merecido serios cuestionamientos de amplios sectores de la ciudadanía.

Se exhorta (...) a cumplir con el juramento de respetar y hacer respetar la Constitución Nacional.
Comunicado,
CEP.

Dejá tu comentario