Sucesos

Nula vigilancia del inseguro Jardín Botánico en zona roja de Asunción

 

Un día después de que una atleta denunciara en la Comisaría 12ª Metropolitana haber sido víctima de una agresión sexual y el robo de su teléfono celular en el parque Jardín Botánico, a 350 metros del portón de acceso, el predio fue resguardado por agentes de la Montada de la Policía. La ciudadanía exige mayor seguridad en el parque.

El lugar, por su gran extensión, más de 200 hectáreas, y con varias zonas boscosas, requiere de un sistema de vigilancia más eficiente, con mayor personal, para que el sitio no se convierta en lo que hoy es el Parque Caballero.

“No debemos olvidar que la zona donde se encuentra el Jardín Botánico es considerada como zona roja”, indicó el intendente de Asunción, Óscar Rodríguez, quien aclaró que habían solicitado, vía nota, al Ministerio del Interior la presencia policial en el espacio público.

Un funcionario de la Municipalidad que opera en la casilla de acceso al recinto, expresó que anteriormente la Montada de la Policía vigilaba el sitio todos los domingos, pero esto quedó sin efecto desde el ingreso de la pandemia. En días normales de la semana, al espacio recreativo llegan al menos 100 personas para realizar todo tipo de deportes, pero la cifra se triplica los fines de semana.

FALTA DE CONTROL. La directora del Jardín Botánico, Maris Llorens, lamentó que este tipo de hechos se produzcan dentro del lugar y precisó que el sitio no cuenta con control de personas que ingresan, por lo que se complica identificar al victimario.

“No sabemos quién es, la Policía y la Fiscalía hacen su trabajo. Es importante que agarren a esta persona. Este es un parque abierto al que se entra por todos lados sin ningún control. No sabemos quién entra, es muy grande. Nuestros guardias son insultados constantemente y no pueden portar armas”, dijo Llorens.

El parque cuenta con un solo acceso controlado, de personas y vehículos; sin embargo, la reja perimetral, en su largo recorrido, cuenta con varias aberturas o averías realizadas por los pobladores de los barrios aledaños, por donde ingresan personas al sitio.

Para los guardaparques el predio es bastante extenso y se ven sobrepasados para garantizar su seguridad.

El jefe de guardaparques, Arnaldo Patiño, reconoció esa situación y remarcó que solamente existen 33 guardaparques que operan en el Jardín Botánico. No obstante, esta cifra se reduce porque los trabajos se realizan por cuadrillas por protocolo sanitario. Detalló que el sábado pasado, en el horario que ocurrió la agresión y robo contra la atleta solamente se encontraban operando 4 guardaparques.

INVESTIGACIÓN. La fiscala Bernarda Álvarez, quien investiga el caso, aseguró que la víctima fue socorrida por una pareja que estaba en el estacionamiento, la cual comunicó del hecho a la Policía Nacional y descartó la intervención de algún funcionario.

“No sé quiénes son los responsables del Botánico y los guardias tienen un nivel muy básico, no tienen capacidad absoluta para hacer ningún tipo de intervención”, expresó.

Los primeros datos de la investigación apuntan que el agresor sería un extranjero.


Comisaria habla de imprudencia de la víctima
La comisaria María Elena Andrada, jefa del Departamento de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, cuestionó en sus declaraciones ayer ante la prensa la inconsciencia de la gente al acudir a parques públicos, debido a que estos estaban cerrados por protocolo sanitario. En la redes sociales, criticaron estos dichos por parte de una mujer con un alto cargo en la Policía Nacional.
“Pensé que estaba prohibido asaltar, estrangular, violar; pero no, había sido que la culpa la tuvo la víctima porque se fue al parque a correr y estaba prohibido según el decreto”, ironizó Florencia Gismondi. En ese sentido, los internautas recordaron a la comisaria que el trabajo de la Policía es resguardar a la ciudadanía.

Parque Caballero, espacio perdido
El pedido de reconocidos atletas del país, así como de otros deportistas y ciudadanía en general a las autoridades es que el parque del Jardín Botánico no se pierda como el espacio del Parque Caballero por la inseguridad.
Actualmente, el Parque Caballero es considerado como tierra de nadie, ganado por los chespis, como son conocidos los adictos al crac, quienes se encuentran habitando en la zona, generando zozobra constante y en una creciente inseguridad. El sitio alberga a jóvenes consumidores de drogas, que salen desde el lugar para cometer asaltos en la vía pública y usan el parque como aguantadero o escondite ante la ausencia de las autoridades del orden público.

Carlos A. López, aún bajo control
El parque Carlos Antonio López, ubicado en el barrio Sajonia de Asunción, aún sigue bajo control, ofreciendo un poco más de seguridad y albergando a miles de personas que llegan a diario y en diferentes horas al espacio público para realizar sus actividades deportivas y recreativas, incluso en familia.
Pese al mal estado de sus juegos infantiles y otros sectores, como canchas y aparatos de ejercicios, además de la poca iluminación y la presencia de indigentes que improvisan como vivienda, el sitio considerado como pulmón de la ciudad sigue siendo bastante concurrido. La presencia constante de policías del Grupo Lince ayuda, aunque ya ocurrieron casos aislados de asaltos en el lugar.

Dejá tu comentario