27 feb. 2024

No activaron protocolo de seguridad, pese a amenaza a ex director de Tacumbú

La fiscala Pamela Pérez, quien investiga el caso de sicariato que sufrió el funcionario público, se interiorizará del caso. Se presume que el hecho guarda relación con un allanamiento antidrogas.

“Mala noticia a los compañeros que son penitenciarios, le mataron a Óscar González. Hace tres días estuve hablando con él y me avisaron luego ‘los perros’ que le tenían amenazado y tuve que decirle, advertirle y ahora le liquidaron, dos motoqueiros”, se escucha decir a un hombre, en un audio difundido ayer.

La voz es del director general de Establecimientos Penitenciarios, Artemio Vera, que se refería a la trágica muerte del ex director del penal de Tacumbú, que fue asesinado por sicarios el domingo, en el quincho ubicado en el interior de la casa de su padre, en barrio Obrero, Asunción. Pese a ello no se activó protocolo alguno de seguridad a favor de la ahora víctima de sicariato.

Vera, en comunicación con Radio Monumental, reconoció que es su voz la que se escucha y afirmó que recibió la información de que el hombre era amenazado.

Sostuvo que habló con el afectado en su oficina, a pesar de que González ya no dependía de él, ya que fue comisionado a la Dirección de Derechos Humanos de la Corte Suprema de Justicia.

Explicó que se realizó la reunión para ponerlo al tanto, pero que el hecho fue desestimado por el propio Óscar. “En el mundo de las cárceles, uno escucha de todo, muchas veces son mentiras, en este caso, fue algo real. Me preocupó escuchar que él recibió una amenaza, pero él negó, me dijo que no recibió amenazas”, relató.

A pesar de tener una información sobre el caso, el alto funcionario penitenciario reconoció que no realizó las gestiones para activar mecanismos de protección.

“Si él me decía que de verdad recibió una amenaza, que tiene miedo, que necesita protección, ahí la cuestión iba ser diferente, pero él me dijo que no recibió ninguna amenaza”, indicó a modo de justificación de la falta de acción.

VIDEOS. Ayer salieron a la luz imágenes de cámaras de seguridad que están instaladas en la zona donde se produjo el crimen, donde se puede ver que dos personas participaron del hecho.

Uno de los sicarios persiguió a González cuando este atravesó el portón para ingresar a la casa de su padre, ubicada sobre la calle 28ª Proyectada.

El asesino entra al domicilio para cometer el crimen, persiguiendo a la víctima hasta el quincho del hogar. González recibió cuatro impactos de bala en distintas partes del cuerpo.

Todo ocurrió frente a sus familiares: su padre, que también fue funcionario penitenciario; su esposa, que se encuentra embarazada, y sus dos hijas pequeñas.

Una de las versiones que se manejan es que el hecho tendría relación con un allanamiento que se produjo en la cárcel de Tacumbú, en octubre de 2020, donde halló un laboratorio de droga.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.