Economía

Navieras alertan sobre exigencias de Argentina

Armadores fluviales paraguayos buscan auxilio de las autoridades nacionales ante nuevas exigencias de la Prefectura Naval de Argentina, que podrían dejar fuera de operaciones hasta a cien barcazas desde enero.

El Centro de Armadores Fluviales y Marítimos (Cafym) anunció que está en plena gestión ante la Cancillería Nacional a fin de que la Argentina deje sin efecto una exigencia para el aumento del espesor de los tanques de barcazas transportadoras de aceite.

La medida está para entrar en vigencia en el 2019 y dejaría sin posibilidad de operar a entre 70 y 100 barcazas.

Juan Carlos Muñoz, titular del gremio, apuntó que la medida en cuestión había sido decretada por la Prefectura Naval Argentina en el 2012.

Exige que para el transporte de líquidos químicos vía acuática las barcazas transportadoras tengan doble casco de 0,76 metros de espesor.

Explicó que la disposición argentina se produjo en un momento en que no se habían cortado las discusiones en el ámbito de la hidrovía y sin tener en cuenta que las normas deben estar acordes con lo que señala la Organización Marítima Internacional.

Muñoz dijo, a modo de ejemplo, que si un barco explota en el mar, las posibilidades de auxilio son más remotas que si el hecho ocurre con una nave en el río.

“Son niveles de seguridad diferentes los que existen. Pero ahora toman esta decisión cuando que ya en el 2011 se adoptó que el espesor debía ser de 0,61 m. Esta disposición afecta a barcazas que transportan aceite vegetal, porque según la organización marítima está dentro de lo que se considera producto químico”, enfatizó.

PREOCUPACIÓN. El titular del Cafym dijo que la preocupación crece debido a que la Prefectura argentina empezará a aplicar la disposición a partir de enero de 2019.

“Solo hay algunas barcazas que se hicieron con el espesor de 0,76 m., pero el setenta por ciento quedaría fuera para transportar si no adecua a la disposición”, remarcó.

Subrayó que una de las navieras como el caso de Chaco podría dejar totalmente fuera de servicio sus barcazas.

“Le estamos pidiendo a la Cancillería que haga gestiones para que la medida sea postergada y nos sentemos a adecuar la disposición a lo que es la navegación por el río”, indicó.

Apuntó que adecuar las barcazas a la norma argentina demandará una inversión millonaria y representará un perjuicio grande, más aún debido a que es una medida unilateral.

El Paraguay cuenta con la tercera mayor flota fluvial del mundo, que sirve para ayudarlo a sortear la mediterraneidad. Se estima que están operativas más de 2.200 barcazas y unos 200 remolcadores, que utilizan como principal corredor la hidrovía Paraguay-Paraná, un acuerdo firmado con Argentina, Brasil, Bolivia y Uruguay.

Dejá tu comentario