País

Mujer en silla de ruedas circula por avenida ante falta de vereda inclusiva

 

Despreocupada en medio de un caótico tráfico y fumando un cigarrillo, Gloria Candia circula en silla de ruedas por la avenida La Victoria de Asunción, entre autos y vehículos de gran porte. En su regazo lleva una cartera y víveres para la casa.

No tiene otra opción que transitar en medio de una peligrosa arteria. Las veredas, lejos de ser inclusivas están destrozadas, obstaculizadas por basuras o autos mal estacionados. Ni hablar de la existencia de rampas en esquinas.

“Si a la mayoría de las personas les cuesta andar por la calle qué sería en mi caso que no tengo una pierna. Nada es inclusivo en esta ciudad, en este país. No existen suficientes rampas y no queda de otra que ir en medio de la calle”, expresa la mujer.

Con dificultad, dobla hacia una calle en parte empedrada, en parte destrozada, para realizar una última compra y finalmente ir a su vivienda. Está regresando de una consulta en el hospital San Pablo y de la despensa.

Para ingresar al local trata de levantarse con cuidado. Señala que le hicieron mal la prótesis por lo que no puede caminar mucho.

Para ir a lugares más lejanos afirma que utiliza el colectivo, que en la mayoría de los casos tampoco cuenta con rampas accesibles.

Gloria afirma ser funcionaria del Senado en el área social. “Ahora tengo permiso porque fui a consultar. Pero mi rutina diaria es ir a trabajar, si no me deprimo. Soy una persona optimista, alegre. Tuve en mi familia varias pérdidas por Covid-19 pero trato de no rendirme, la vida sigue”, concluye mientras vuelve a desafiar a la concurrida avenida para llegar a destino.

Dejá tu comentario