Correo Semanal

Michael Gneiting: Del Bruderhof socialista al stronismo dictatorial

El líder de un legendario movimiento socialista cristiano perseguido por los nazis en Europa llegó al Paraguay y sus descendientes se reconvirtieron al coloradismo stronista.

Andrew Nickson (*)
Investigadorr.a.
nickson@bham.ac.uk

La verdad es más extraña que la ficción”, expresión atribuida al gran novelista estadounidense Mark Twain, es un dicho que se puede aplicar a la vida de muchos personajes de la historia de cualquier país, incluyendo al Paraguay. De especial interés son las personas que han cambiado totalmente su creencia ideológica en el transcurso de la vida.

Un caso ejemplar es Michael Gneiting, padre de Luis Gneiting, ministro de Agricultura en el Gobierno de Horacio Cartes, quien murió trágicamente el 25 de julio de 2018 en un accidente aéreo. El padre de Michael fue Alfred Gneiting, uno de los principales líderes del Bruderhof, movimiento cristiano pacifista fundado por Eberhard Arnold en 1920 en Alemania.

La comunidad fue muy perseguida por los nazis y en 1936 apenas lograron escapar del Gestapo a Inglaterra, donde re-establecieron su comunidad rural, Cotswold Bruderhof, pero en vísperas de la Segunda Guerra Mundial corrieron riesgo de ser detenidos. Los Bruderhof decidieron salir de Inglaterra con rumbo al Paraguay, el único país dispuesto a aceptar a esta comunidad pacifista, compuesta de personas de varias nacionalidades.

El 24 de noviembre de 1940, Alfred y Gretel Gneiting, con sus cinco hijos Jakob, Michael (con 5 años), Dorothea, Margaretha, y Lienhard, abordaron el barco Andalucia Star en Liverpool, integrantes del primer grupo de 80 miembros del Bruderhof rumbo a Paraguay. Fueron recibidos y amparados por los menonitas del Chaco central. Pero muy pronto los Bruderhof, siendo socialistas, pacifistas e internacionalistas, rechazaron el pensamiento ultranacionalista y pro-nazi de la colonia menonita, donde en ese entonces hasta se exhibía un retrato de Hitler en la pared de la sala de reunión de la colonia Fernheim.

PRIMAVERA, EN SAN PEDRO

Al abandonar Fernheim, en 1941 fundaron Primavera, una colonia agrícola comunitaria, cerca de Rosario, en el Departamento de San Pedro, lindando con otra colonia menonita, Friesland. Hacia finales de la década de 1950 existían 18 diferentes nacionalidades, de las cuales el 50 por ciento eran británicos y el 20 por ciento alemanes. Los colonos eran renombrados por su autosuficiencia y sus habilidades en tallado de madera. En 1961 la colonia fue disuelta debido al comportamiento autocrático de Heinrich Arnold, hijo del fundador Eberhard Arnold y la influencia de Bruderhofs, norteamericanos, quienes seguían su liderazgo. Muchos de los 800 miembros fueron expulsados y para 1962 la mayoría había emigrado a los Estados Unidos o al Reino Unido.

Michael (Miguel) Gneiting fue uno de los pocos que quedaron en Paraguay. En Asunción conoció a un pionero de la agricultura paraguaya, Hermann (Germán) Wilcke, nacido en Alemania en 1883, quien en 1917 se mudó a Carmen del Paraná, Itapúa. Con su segunda esposa, Elsa Wilcke, fueron pujantes empresarios con grandes extensiones de tierra dedicadas a la producción de arroz, a la ganadería y a la forestación. Montaron las primeras infraestructuras sociales y uno de los primeros asilos para ancianos del país.

En 1954, año en que Stroessner subió al poder, Hermann Wilcke conoció a Michael Gneiting y lo contrató para trabajar como mecánico agrícola. Michael se casó con Irene Dichtiar (hija adoptiva de los Wilcke), con la cual tuvo siete hijos - Carmen Lucía, Germán, Gladys, Mónica, Ricardito (+), Luis (+), y Claudia. Elsa falleció en 1967 y el año siguiente, en su memoria se formalizó las obras de beneficencia con la creación de la Fundación Germán y Elsa Wilcke.

El 8 de diciembre de 1975 falleció Hermann Wilcke, y sus propiedades pasaron a la fundación. Aunque su hija adoptiva, Irene Dichtiar de Gneiting quedó legalmente heredera, su esposo Michael, con quien tuvo siete hijos (Germán, Lucy, Gladys, Claudia, Ricardo (+), Mónica y Luis (+), fue nombrado presidente vitalicio de la fundación, llegando a controlar grandes extensiones de terreno en los alrededores de Carmen del Paraná, pertenecientes a la organización de beneficencia.

DEL SOCIALISMO AL STRONISMO

Curiosamente, Michael Gneiting, quien se había criado en una cultura de pacifismo y socialismo, pronto se convirtió en fiel seguidor de la dictadura de Stroessner, llegando a dominar la vida política de Carmen del Paraná por décadas.

En 1970 se nacionalizó paraguayo a la edad de 35 años y se afilió al Partido Colorado para poder acceder a cargos políticos. Fue tan conocido por su reputación prepotente, que cuando este autor viajó por la zona en la década de 1970, siguió el consejo de amigos de no pisar “su territorio”.

En 1979 Michael Gneiting se divorció de Irene Dichtiar y entró en segundas nupcias con Elizabeth Jojot de Gneiting, con la cual tiene tres hijos - Michelle, Ivone y Joaquín. Sin embargo, mantuvo el control de la fundación y del pueblo de Carmen del Paraná, sirviendo como presidente de la Junta Municipal (nombrado por Stroessner) en dos periodos (1975-80 y 1980-85).

La caída de la dictadura en 1989 no tuvo mucho impacto sobre el control político-económico ejercido por poderosos clanes familiares en muchos pueblos del interior. Así fue también en Carmen del Paraná. En 2005, el concejal independiente Juan Andrés Gowdak denunció que la Fundación Wilcke no pagaba impuesto inmobiliario ni el impuesto a la renta.

Michael llegó a adueñarse de grandes extensiones de tierra en el Chaco a través de un negociado entre la Fundación e Indert. Esto salió a luz en noviembre de 2009, cuando el diputado Carlos Soler (Patria Querida) acusó a su hijo, Luis Gneiting, de “tráfico de influencia y de mantener un negociado”. Detalló que la Fundación Germán y Elsa Wilcke había solicitado el canje de 1.200 hectáreas de esterales del distrito de San Pedro del Paraná por 56.000 hectáreas del Departamento de Alto Paraguay. Luis Gneiting aseguró que esa propiedad no pertenecía a su pariente, sino a la fundación. Sin embargo, luego tuvo que admitir que su padre era el presidente de dicha fundación.

Con el paso del tiempo la influencia de la familia se iba acentuando, simbolizado por su control de la Seccional 122 del Partido Colorado. Así se creó el llamado “Clan Gneiting”, que sigue dominando la vida económica y social de la ahora pujante Carmen. Luis Gneiting, hijo menor de Michael, fue intendente municipal (1997-99) y gobernador de Itapúa (2013-18). Elisabeth Jojot, la segunda esposa de Michael, fue intendente entre 2001-2006. Germán Alfredo Gneiting Dichtiar, el hijo mayor de Michael, fue intendente en cuatro periodos hasta la actualidad (1985-91, 1991-96, 2010-15 y 2015-20).

En las elecciones partidarias de 2016, Germán Gustavo Gneiting Rodríguez, nieto de Michael Gneiting, fue electo delegado convencional titular de la Seccional 122 del Partido Colorado.

En 2018, Joaquín Miguel Gneiting, hijo de Michael y Elisabeth Jojot, figuraba como representante oficial de la Fundación Wilcke, que sigue manteniendo confidencialidad acerca de sus actividades y estados financieros.

Michael Gneiting pasó su infancia y juventud en un ambiente de socialismo cristiano pero las acusaciones de abuso de poder y prepotencia siguen hasta su vejez. En febrero de 2014 se apoderó de un tractor del MAG, bajo el custodio de Lidia Zabrodiec, funcionaria de la DEAG con 38 años de antigüedad en Carmen. Después de que el tractor desapareciera, desde Asunción le ordenaron a Zabrodiec a denunciar el hecho en la comisaría. Pero al negarse a la presión de retirar la denuncia contra Michael, fue trasladada a Fram donde cuenta que fue “congelada en el freezer por cinco años”.

Cuando el periodista José González recababa información sobre el caso, Michael llegó sorpresivamente al local de DEAG y le dijo en forma prepotente al viejo estilo stronista: “Usted no sabe con quién se está metiendo”. Cuando se le preguntó si era una amenaza, respondió que sí e incluso intentó llegar a la agresión física y echarle de la oficina pública. Recién en mayo de 2019, Zabrodiec pudo volver a Carmen, después de cinco años.

(*) Andrew Nixon es un autor británico especializado en historia del Paraguay. Colaborador de The Economist. Investigador en la Universidad de Birmingham, Inglaterra. Autor de “Las Guerrillas del Alto Paraná” y “Diccionario Histórico del Paraguay”, entre otros libros.





Dejá tu comentario