Sucesos

Mató a sus padres a golpes, pero no irá a prisión por ser enfermo mental

El Tribunal de Sentencia lo halló irreprochable. Sí le dieron como medida de mejoramiento que sea llevado al Hospital Neurosiquiátrico, donde será evaluado para ver si se queda internado o no.

Un hombre que sufre de esquizofrenia paranoide fue hallado culpable de matar a martillazos a sus padres y enterrarlos en el patio de su casa, pero no irá preso porque fue declarado irreprochable.

En el tercer juicio oral en su contra, los jueces Sandra Farías, Wilfrido Peralta y Carlos Hermosilla hallaron culpable de homicidio doloso agravado a Carlos David Blanco Villagra.

Sin embargo, como lo declararon irreprochable, una vez que quede firme la pena, deberá ser derivado al Hospital Neurosiquiátrico, donde será evaluado por los médicos, que determinarán si quedará internado allí, o en su caso, deberá quedarse en el lugar donde actualmente se encuentra.

Ayer culminó el juicio oral en el que las fiscalas Diana Laterza y Carmen Bogado solicitaron su reclusión en un hospital siquiátrico debido a que era irreprochable.

Por su parte, los defensores públicos Rodrigo Álvarez y Mario Bobadilla solicitaron la absolución porque no se probó que mató a sus padres.

EL CASO. Los cadáveres de José Blanco Rey y de su esposa María Teresa Villalba fueron hallados enterrados en el patio de su casa el 15 de julio del 2014. Habrían sido muertos a martillazos tres días antes, según determinó el Tribunal.

Fue acusado del crimen el hijo de ambos, Carlos David Blanco, quien vivía con ellos. En el juicio oral numerosos testigos, según los jueces, determinaron que el mismo fue el autor del homicidio y que luego los enterró.

No obstante, los peritos señalaron que el mismo sufría de esquizofrenia paranoide, que es una enfermedad mental severa incurable, conforme señalaron.

El Tribunal descartó la versión de que dos personas, un hombre y una mujer, hayan sido los autores del homicidio, por lo que entendieron que no tenían ninguna duda de que el acusado era el autor de los homicidios.

No obstante, el juez Carlos Hermosilla explicó que el acusado era irreprochable, ya que sufría de una enfermedad mental severa, por lo que no tenía conciencia de sus actos.

El juez criticó severamente a la Policía y a la Fiscalía, porque no se investigó bien el crimen. No se sacaron huellas del martillo, ni se agregaron fotografías de los cuerpos, del lugar del crimen, ni la filmación del lugar del hecho.

Además, señaló que la Fiscalía, pese a que el siquiatra forense les alertó de que el procesado tenía una enfermedad mental, no activó el procedimiento especial para su juzgamiento.

Sobre el juez de Garantías que elevó el caso sin que se haya declarado el procedimiento especial, dijo que si lo hubiera hecho, no se hubiera llegado al juicio oral. Apuntó que ellos entendían que por la enfermedad mental, no podían aplicarle una pena, sino que dispusieron que sea llevado al Hospital Neurosiquiátrico, donde una junta médica siquiátrica sea la que determine si el mismo debe ser internado ahí o debe seguir el tratamiento en el lugar donde vive actualmente.

Los defensores públicos señalaron que iban a apelar la sentencia, ya que entendían que el procedimiento especial para este tipo de casos no fue activado ni se demostró su culpabilidad.


Pocos antecedentes similares
Uno de los pocos antecedentes similares es el de Vidal Benítez Alarcón, ex director del Tesoro del gobierno de Alfredo Stroessner, quien mató a su esposa y sus tres hijas el 17 de diciembre del 1993, y luego trató de suicidarse, pero no lo logró.
El mismo fue condenado en primera instancia a 25 años de cárcel, pero luego un Tribunal de Apelación, en el año 2002, lo declaró irreprochable, porque en el momento en que cometió los hechos sufría de trastornos mentales.
En su caso, el mismo se recuperó posteriormente y ya luego recobró su libertad.
En el caso de Carlos David Blanco, ya fue juzgado en tres ocasiones. En las dos primeras, fue absuelto, porque no se probó que haya sido el homicida. Ahora, los jueces lo encontraron culpable, pero lo declararon irreprochable por la enfermedad mental severa que sufre el mismo.

Dejá tu comentario