Política

Marito se burla tras reclamo y advertencia en el Este

 

Un grupo de ciudadanas reclamaron ayer al presidente Mario Abdo Benítez mayor atención a las necesidades del Hospital Regional. Fue en el momento en que se disponían a recorrer la oficina de la Dirección de Beneficencia y Ayuda Social (Dibén), tras la inauguración de la sede.

El presidente fue abordado por las mujeres quienes portaban carteles con la siguiente consigna: “Sin derecho a la salud no hay garantía”.

El mandatario escuchó el reclamo, pero se burló y gesticuló con las manos ante la advertencia de que si no atendía a los ciudadanos, podría no completar su periodo de Gobierno.

Con pancartas alusivas al pedido de compra de insumos para el Hospital Regional y la contratación de personal de blanco para mejorar la atención a la gente más pobre que recurre al centro asistencial diariamente, la concejala de Presidente Franco Bartola Fernández y otras ciudadanas exigieron al presidente Abdo Benítez que sus reclamos sean atendidos.

“Su Gobierno se separa del pueblo. Si no habla con el pueblo, usted no va a cumplir sus cinco años de Gobierno”, reclamó Fernández.

Inmediatamente, Marito reaccionó con una ironía saliendo del protocolo presidencial. “¿Me vas a echar? ¡Qué miedo tengo!”, dijo gesticulando con las manos, aunque posteriormente escuchó con atención a la manifestante y encargó al representante de Salud Pública que se reúna con los que estaban reclamando.

Señalaron que el ministro de Salud Pública y Bienestar Social, Julio Mazzoleni, y el gobernador del Alto Paraná, Roberto González Vaesken, no los reciben, pese a la insistencia para plantear las necesidades extremas de salud en el hospital público, tras varios días de manifestación en ocasión anterior.

Algunos encargados de seguridad intentaron impedir que las manifestantes se acerquen al mandatario, pero no consiguieron.

mueren niños. Fernández señaló que diariamente mueren en el Hospital Regional niños y mujeres por falta de atención médica y que ellos hace rato vienen reclamando una reunión con las autoridades del Ministerio de Salud Pública, pero no fueron recibidos.

“Acá día a día están muriendo niños, embarazadas, gente humilde que viene apenas con su pasaje y les piden cuando llegan, algodón, jeringa, guantes, de todo, no hay lo mínimo en medicamentos. Es insostenible para nosotros los ciudadanos. Incluso se puede demandar por genocidio al Gobierno porque están matando gente”, afirmó la concejala.

Dejá tu comentario