Política

Mario Abdo arrastra silenciosa carga tras derrota en las internas

El presidente sufre el efecto del síndrome del líder solitario. Abdo debe digerir la derrota electoral que sufrió en Asunción con su candidato Centurión. División y falta de liderazgo jugaron en contra.

Silencio en Palacio de Gobierno. Un día después de la derrota que sufrió el oficialismo en las internas municipales no hubo ambiente de júbilo y el presidente Mario Abdo Benítez asumió una condición de “ermitaño político”.

El día después del proceso electoral, el mandatario concurrió a su despacho sin mucho ruido y manteniendo una reducida agenda intentando aminorar el impacto político que tuvo el fin de semana.

El resultado electoral en Asunción fue catastrófico para medir el liderazgo de Abdo Benítez. Desde el principio no supo manejar a su equipo que terminó dividido entre Daniel Centurión, apoyado por el entorno palaciego, y el senador Martín Arévalo, quien jugó independiente.

Este escenario terminó restando votos al sector de Añetete y favoreciendo las chances para que el intendente Óscar Nenecho Rodríguez pudiera alzarse con la victoria en Asunción, permitiendo que el cartismo gane terreno en la dirigencia capitalina.

desgaste. Un factor que impactó en la campaña electoral del oficialismo es el desgaste que tiene el presidente de la República con la crisis sanitaria y los casos de corrupción que salpicaron a su entorno inmediato en esta pandemia.

Centurión tuvo que llevar la carga del rechazo que está generando la figura de Abdo, no solamente al interior del Partido Colorado, sino en los sectores fuera de la agrupación.

A este escenario se suma el descontento de la dirigencia colorada ante los desaciertos y las posiciones asumidas durante la gestión presidencial.

Tanto Centurión como Rodríguez movilizaron a la dirigencia dentro de la estructura del aparato hasta que finalmente se impuso el candidato del cartismo.

LÍDER SOLITARIO. El presidente de la República mantuvo ayer reunión con su canciller Euclides Acevedo y el ministro de Salud, Julio Borba. La agenda se centró en seguir buscando las vacunas para inmunizar a la población. Es el monotema que prácticamente acaparó la agenda presidencial en medio de la campaña electoral durante esta crisis política que casi tumbó su gestión con la segunda amenaza de juicio político y movilizaciones ciudadanas.

Tras conocer el resultado electoral, el presidente de la República simplemente posteó en sus redes felicitando por el proceso electoral que ayuda a fortalecer el proceso democrático.

En el entorno palaciego empezaron a analizar los factores que incidieron en la derrota en lugares claves y en contrapartida buscan aminorar el impacto destacando que varios candidatos de Concordia Colorada ganaron en este proceso electoral.

Sin embargo, el sabor de la derrota en Asunción más la crisis sanitaria que sigue terminó inclinando más la balanza contra el presidente de la República.

El secretario privado del presidente, Mauricio Espínola, afirmó que lograron plantar “una bandera en capital”. “Al interior del partido no existen derrotados porque nos une una sola bandera”, dijo.

Las reuniones habituales que anteriormente se hacían en Mburuvicha Róga o Palacio de Gobierno, previa a las elecciones, no se realizaron.

Cada uno de los referentes de Añetete se concentraron en sus respectivos territorios para intentar ganar y posicionar su liderazgo en la ANR, pero mirando las proyecciones electorales del 2023, cuyas internas arrancan el próximo año tras las generales municipales de octubre.



Dejá tu comentario