24 feb. 2024

Maribel Barreto y el oficio crítico

José Vicente Peiró

Se ha hablado mucho de la debilidad de la crítica literaria paraguaya. Nos hemos lamentado de su escasa presencia o calidad cuando los autores necesitan ese ejercicio consciente de una práctica que se debe considerar un género literario más. Gracias a Maribel Barreto, junto a otros colegas, esta realidad ha ido paliándose en paralelo al aumento cualitativo y cuantitativo de obras publicadas en el país. No deberíamos olvidar a quienes la practican a pesar de la escasa repercusión en un momento internacional donde se encuentra dominada por el universo de internet; ese espacio de confusión entre opinión personal y crítica con el pretexto atribuido a una supuesta subjetividad que el crítico no debe usar como arma.

Maribel Barreto ha dado lustre a la crítica literaria paraguaya del siglo XXI. Destacable novelista, premio nacional en 2019 por Hijo de la revolución, sin olvidar su papel como prologuista y articulista. Incorporada de forma tardía a la creación y a la crítica, durante estas dos últimas décadas nos ha dejado suficientes muestras de capacidad de trabajo, oficio y profesionalidad. Por ello, mereció mi admiración y respeto, incluso cuando a veces no coincidían nuestras opiniones.

OBRA IMPRESCINDIBLE

Maribel escribe en esa recopilación de su imprescindible obra Visiones de dos décadas de literatura paraguaya en el siglo XXI, que su dedicación a la crítica era un gran desafío pero también un placer; preceptos de partida para los futuros críticos de cualquier disciplina. En este ensayo ofreció sus análisis de parte de la mejor literatura paraguaya del presente siglo. Destacó su avance con el abandono de temas folclóricos o nacionales para mostrar una preocupación sobre el mundo actual y los problemas sociológicos o sicológicos. Su visión no fue historicista: no trató de forjar un recorrido lineal por la literatura sino de dar las pinceladas suficientes para completar un collage que sirviera de referente crítico. No para crear un canon, ni tampoco para ser sacerdotisa por esa vanidad del crítico de creerse superior al lector medio: trató de poner en relieve al escritor y su obra penetrando en los intestinos de su creación.

Lastimosamente, Maribel no va ya a completar sus visiones rigurosas de la literatura paraguaya. Su fallecimiento nos deja huérfanos de una voz reveladora con sentido analítico. Espero que los jóvenes sigan su estela para que podamos continuar completando la historia de la literatura de un país necesitado de exégesis profundas en el ámbito cultural.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.