Política

Manifestación a favor de juicio político con represión en CDE

Miles de manifestantes exigieron en la capital del Alto Paraná el juicio político a Mario Abdo y a Hugo Velázquez. Cerraron acceso al Puente de la Amistad y la Policía reprimió con balines y gas.

Una multitudinaria manifestación a favor del juicio político del presidente Mario Abdo Benítez y del vicepresidente Hugo Velázquez se realizó ayer en las calles del microcentro de Ciudad del Este. La jornada, desde un principio, fue bastante tensa, ya que hubo represión policial debido a que los manifestantes cerraron la ruta.

Cerca de las 10.00 de la mañana se inició la marcha hasta el acceso a la zona primaria del Puente Internacional de la Amistad, con el bloqueo de la circulación de vehículos en la entrada y salida del país. Los manifestantes, con banderas, pancartas y pasacalles, marcharon, en principio sin incidentes, escoltados por una fuerte dotación policial.

El problema empezó cuando la Aduana paraguaya liberó dos camiones que transportaban explosivos, escoltados por una camioneta de la Armada Nacional. Los manifestantes impidieron el paso, ya que muchos se molestaron porque uno de los camiones llevaba una bandera brasileña, con placa del vecino país

La Policía Nacional no llegó a un acuerdo con los manifestantes y alrededor de las 11.00 se dio la orden de despejar el camino y entraron en acción los agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), seguidos por la Montada de la Policía. La gente reaccionó con piedras y la respuesta policial se dio con gases lacrimógenos y disparos con balines de goma.

La Policía disparó con balines a toda persona que se encontraba en la zona. Pese a eso, solo hubo algunos contusos y no se registraron lesiones graves. El agente policial Pablo Soto recibió un golpe en uno de los brazos, pero no revistió gravedad.

Los manifestantes denunciaron que la Policía actuó con mucha violencia. Tras el incidente, que duró unos 10 minutos, se mantuvo el cierre de ruta hasta pasado el mediodía con quema de cubiertas en ambos sentidos de la ruta.

Antes de la represión policial, durante la marcha hasta la zona primaria, un grupo de manifestantes recorrió los locales comerciales obligándolos a cerrar sus puertas y a permitir que los funcionarios se sumen a la manifestación. Una de las tiendas visitadas por la comitiva fue Monalisa.

Esta movilización empezó desde tempranas horas. En la ex rotonda Reloj, se instaló una carpa que sirvió de base para reunir a los ciudadanos autoconvocados que se iban sumando al promediar la jornada.

Una comitiva de vecinos de la ciudad Presidente Franco, liderados por la concejala municipal Bartola Fernández, la misma que había encarado al presidente de la República en el Hospital Regional hace unos meses, se sumó también a la jornada de protestas.

Según se pudo observar, unos 3.000 comercios cerraron, debido a que los manifestantes recorrieron el microcentro instando a los comerciantes a cerrar sus puestos y sumarse a la manifestación.

Debido a los incidentes, los locales ya no abrieron el resto del día, lo que generó pérdidas según los dueños.

Los colorados en contra de la manifestación indicaron que se mantuvo de rehén a la ciudad y que terminará siendo muy caro realizar este tipo de medidas cada vez que haya manifestación.

Dejá tu comentario