Sucesos

Mafia de estafadores está al acecho de los bancos, con singular método

Delincuentes confeccionan documentos apócrifos, suplantando la identidad de sus víctimas, para gestiones ante entidades financieras. La Policía pide al sector estar alerta y denunciar tentativa.

Una rosca de estafadores está al acecho de bancos, con un método nada frecuente para la Policía.

Los delincuentes usurpan la identidad del cliente de banco y fabrican documentos apócrifos, que luego son tramitados ante la entidad financiera, con el objetivo de vaciar su cuenta.

Aunque la Policía no registra denuncias de hechos consumados, gracias a la detección oportuna por parte de los bancos, sugiere al sector estar en alerta.

Al respecto, el comisario Luis Pizzani, perito de la Dirección contra Hechos Punibles Económicos y Financieros de la Policía Nacional, advirtió que se deben extremar las medidas de control para evitar que los estafadores logren su objetivo.

“La mayoría de los casos de los que tenemos conocimiento son tentativas, es decir, no llegaron a consumarse porque son identificados a tiempo. Sin embargo, no todos los casos son denunciados, por lo que pedimos a los bancos que lo hagan”, dijo.

En comparación a los conocidos métodos de fraude, el comisario reconoció que este nuevo modus operandi no es usual. “No es frecuente este modus operandi, es un poco más habitual que usen la identidad ajena para el retiro de chequeras”, comentó.

Se detectaron casos de documentos falsos firmados supuestamente por titulares de cuentas autorizando millonarias transferencias a cuentas extrañas. Las gestiones ante las entidades se hicieron inclusive con cédulas que contenían los datos de los titulares, pero la fotografía no correspondía.

El perito dio algunas recomendaciones en materia de prevención para las entidades, insistiendo en que deben redoblar sus controles.

Es crucial para evitar este nuevo proceder delincuencial familiarizarse con la cédula de identidad y las medidas de seguridad que presenta. Asimismo es importante la realización de una entrevista al portador del documento.

Uno puede detectar si el plástico es falso, ya sea por las inconsistencias que presenta, o bien, a través de interrogatorios para contrastar los datos.

“Apoyarse con instrumentales documentológicos como la utilización de la luz ultravioleta para verificar el plástico, observar si la fotografía le corresponde a la persona, corroborar datos biográficos, número de cédula y hacer una entrevista a la persona para confirmar número de teléfono, domicilio u otros datos que la entidad tenga registrados”, recomendó el especialista.

Ahora, si se tiene a la vista un plástico original, pero hay dudas sobre la identidad del portador del documento, la Policía tiene la fórmula de identificar técnicamente a la persona a través del Sistema de Identificación Automática por Huellas Dactilares (AFIS, por sus siglas en inglés).

Pizzani explicó que los falsarios obtienen los plásticos originales, principalmente de robos de vehículos. “Cuando se rompen los vidrios de los autos, quitan los documentos, las chequeras, las cédulas”, ejemplificó.

Se trata de una mafia tan bien estructurada que hasta se encarga de buscar a una persona que se asemeja al de la cédula para cometer sus fechorías. “Nuestro sistema de identificación de personas es muy avanzado en el país, nuestra cédula tiene muy buenas medidas de seguridad, si uno se familiariza y capacita, rápido se va a percatar si es falsa o no y/o es auténtica, pero no le pertenece a la persona”, según el comisario.

EL PHISHING. Es un método que hasta ahora dio buenos resultados a los criminales. La Policía observa en este marco, cierta vulnerabilidad en las personas, que no acostumbran a tomar las medidas preventivas.

El delincuente se hace pasar por una institución de confianza, en un mensaje de correo electrónico o llamada telefónica, y bajo engaños consigue que se compartan contraseñas, números de tarjeta de crédito y otra información confidencial.

“La entidad financiera no le va a pedir su pin, códigos de acceso ni pines transaccionales”, aseveró el comisario Pizzani; sin embargo, muchas personas caen. “Eso pasa porque muchas veces la persona no toma las medidas preventivas y contesta el correo o sigue las instrucciones que le dan por llamada telefónica”, afirmó.

Recientemente el Banco Central del Paraguay alertó sobre fraudes y dio a conocer el circuito de un ataque de phishing, qué información roban y cuáles son los principales medios de propagación de sus mensajes (ver imagen).

La Dirección contra Hechos Punibles Económicos y Financieros de la Policía Nacional habilita para urgencias el 021-443126 para casos de fraude, de extravío de cheques, emergencias bancarias o seguimiento de denuncias.

En coordinación con la Policía

Édgar Alarcón, de la Asociación de Bancos del Paraguay (Asobán), dijo que hay un trabajo en conjunto con la Policía Nacional y la Fiscalía para “perseguir a los delincuentes”. Mencionó que los asociados a la Asobán y los que no lo están, están tomando medidas similares y principalmente se basan en informar masivamente a los clientes, por todos los medios posibles, de la existencia de mensajes que no son emitidos por los bancos, en los que se les solicitan sus datos personales y hasta sus contraseñas de operaciones. “Se están buscando aplicar más mecanismos de control y seguridad, más la aplicación de estos implicaría un poco más de exigencias a los clientes para las transacciones (...)”, dijo.

Dejá tu comentario