País

Madrina de Guerra del Chaco logró superar dos pandemias

 

La profesora Alodia Santos de Franco, de 101 años, probablemente la más longeva de la ciudad de Villarrica, Departamento de Guairá, nació en medio de la pandemia de la gripe española y hace poco venció al coronavirus.

La ex docente se dedicó a su profesión por más de 55 años y es más, luego de jubilarse continuó enseñando. Siempre se caracterizó por su inteligencia y espíritu solidario. Ama ayudar a los demás. Recibió varios reconocimientos con condecoraciones por su labor a favor de la educación y de broche –cuentan sus hijos– fue incluso Madrina de la Guerra del Chaco. Cumplió sus funciones de maestra en varias instituciones, como el Colegio María Auxiliadora, Colegio Don Bosco, Colegio Nacional de Villarrica, además de haber sido presidenta de la Asociación de Educadores del Guairá. La mujer fue la única docente en la zona en recibir la distinción Orden Nacional al Mérito Comuneros por el Parlamento Nacional, en el 2016, por su aporte a la cultura paraguaya. A la profesora Alodia se la considera como la maestra de grandes personalidades, como Helio Vera, Ramiro Domínguez, Jacobo Rauskin, entre tantos otros. Manuel Franco Santos, hijo de Alodia, dijo a Última Hora que su madre nació en medio de la pandemia de la gripe española que fue desde el año 1918 al 1920, una época en que muchas personas alrededor del mundo fallecieron. Mencionó que su madre fue madrina de guerra durante la contienda del Chaco (1932-1935), cuyo rol consistía en ayudar a las madres analfabetas a escribir cartas para los soldados que estaban en el frente. Además, se encargaba de conseguir víveres y objetos que podrían servir a los combatientes. En ese entonces todavía no estaba en aula, recordó Manuel. Por su parte, señaló que su madre también participaba en obras teatrales, ya que Villarrica era un centro cultural de mucha importancia, añadiendo que los grupos de teatros que venían de Chile y Argentina primero, actuaban en Villarrica y luego en Asunción, pues se viajaba por ferrocarril y Villarrica era por donde primero pasaban. “Venían estudiantes de todas las regiones porque Villarrica era una especie de Córdoba de la época”, indicó Manuel. Marta Santos, otra de las hijas de Alodia, señaló que su madre actualmente no recibe más visitas, debido a la pandemia del coronavirus. Comentó que la maestra incluso fue amiga de Chiquitunga, pero que muy poco recuerdan de esa época, ya que eran muy pequeños. Enrique, uno de los hijos de la ex docente, recordó que Chiquitunga, cuando caminaba todos los días camino al hospital para rezar por los enfermos, dejaba un caramelo en la puerta. Marta dijo además que su madre siempre tuvo el apoyo de su esposo Artemio Franco Preda, quien estuvo en el combate durante la Guerra del Chaco; él falleció hace más de 22 años. R.G.

DE HIERRO. Docente guaireña de 101 años venció a la gripe española y también al Covid.

NUEVO VIRUS DEL SIGLO

Dejá tu comentario