Arte y Espectáculos

Luis D’Oliveira espera hace más de diez años pensión del Congreso

 

Dueño de una gracia y un talento que llevan su sello único, el actor Luis D’Oliveira, reconocido por su particular forma de hacer humor, mantiene su optimismo y simpatía a pesar de las situaciones difíciles que le toca afrontar.

Además de que la realidad sanitaria, que limita la tarea cultural, le impide trabajar hace casi dos años, D’Oliveira es víctima de la falta de voluntad política de los legisladores en la Cámara de Diputados, donde aparentemente el reconocimiento público del actor no llega. Actualmente vive gracias a la ayuda de su familia.

En marzo de 2011, fue presentado un proyecto de ley de pensión graciable por la ex diputada Blanca Nilda Duarte (ANR), señala el Sistema de Información Legislativa de la Cámara de Diputados (SILPy). Tres años después (2014), la Comisión de Presupuesto dictaminó a favor de dicha propuesta legislativa y, a la fecha, llamativamente, aún no se trató.

En marzo de 2016, la Cámara de Senadores aprobó un proyecto de declaración por la cual “expresa reconocimiento al actor compatriota por su trayectoria en el teatro popular”.

Recién cinco años después, el miércoles último, se presentó otro proyecto de ley de pensión graciable para el mismo actor, a cargo de la bancada del Frente Guasu –esta vez, en la Cámara de Senadores–, la cual también se encuentra en trámite en la Comisión de Hacienda y Presupuesto.

Sin embargo, lejos de mostrarse consternado o dolido por la burocracia y la dilación política, el actor sigue sonriente y bromeando para alegrar a cualquier interlocutor con el que se encuentra.

REFLEXIONES. Con sus más de cincuenta años de trayectoria artística, en los que Luis D’Oliveira se destacó en teatro popular, dramático, radioteatro y televisión, el actor asegura que haciendo solo teatro “definitivamente no se puede vivir en Paraguay”.

“Por ahí se puede sobrevivir. Lastimosamente nuestra realidad no es como la de países como Argentina, Brasil y mucho menos los de más allá, donde esto es muy diferente”, señala.

En Paraguay, añade, se pueden hacer una o dos obras al año, para lo cual se ensayan dos a tres meses, y se lleva a escena una semana. “Cómo sobrevivir con una semana de trabajo; es casi imposible”, sostiene.

En cuanto a su mirada en torno al teatro popular en el país, sostiene que lo observa como un sobreviviente a penas. “Son pocas las compañías que lo desarrollan, como las de Roque Sánchez Pastor o Roger Bernalbe con su grupo Real de Teatro, entre otras, y es poco el apoyo que tenemos realmente, así que le veo negro el panorama”, describe.

Otra falencia que observa es la falta de nuevos autores, creadores en este rubro. “Se presentan obras ya escritas hace años, lo que es bueno, recordar, revivir, pero hace falta la renovación en el papel”.

En cuanto al teatro en general, D’Oliveira considera que es “auspicioso. Hay muchos jóvenes dedicados a la actuación, a la dirección teatral, y pienso que necesitan campo”.

TRAYECTORIA. El artista tiene una vasta trayectoria que inició a los 16 años. Estudió declamación con el maestro Chinaito Delmás, y teatro con Mercedes Jané (1965), con quien luego trabajó en su elenco de obras para niños, interpretando piezas como Pinocho, Pluft y varias piezas infantiles más.

En los años siguientes desempeñó diversas actividades, desde radioteatro hasta ser traspunte, utilero, apuntador y maquinista. “Es importante que un actor haga estas actividades para conocer cómo se desarrolla el trabajo en un escenario”, considera.

En 1971 participó en uno de los eventos más grandes del teatro popular paraguayo: Plata yvyguy rekávo, junto a César Álvarez Blanco, Rafael Rojas Doria (Los Compadres), y Alejo Vargas, lo que le dio notoriedad.

Trabajó en varias obras de la autoría de Mario Halley Mora. Posteriormente, en esa misma década, fue parte de programas de radio y televisión, junto a José Olitte, con notable éxito.

Actuó además en obras como Kalaito Pombero, Operación encubierta, Asesinos a sueldo, Ipo’i la piola, Comisario de Valle Lorito, y otras. Bajo la dirección de Tito Chamorro, exploró su fibra de actor dramático.


Incomprensible situación del actor de 53 años de trayectoria, Luis D’Oliveira, quien hace una década espera la aprobación de su pensión graciable en la Cámara de Diputados.

A saber
Nombre: Luis D’Oliveira
Fecha de nacimiento: 29 de agosto 1949
Lugar de origen: Asunción
Trayectoria: Se formó con grandes maestros como Chinaito Delmás y Mercedes Jané. Actuó en obras como Plata yvyguy rekávo, varias de autoría de Mario Halley Mora. También en obras como Kalaito Pombero, Operación encubierta, Asesinos a sueldo, Ipo’i la piola, Comisario de Valle Lorito, y otras. Bajo la dirección de Tito Chamorro, exploró su fibra de actor dramático. Participó también de festivales internacionales de teatro como el de Córdoba. Además, fue parte de exitosos programas de radio y televisión, junto a José Olitte. En televisión fue parte de El Conejo, Me cargo de risa, Me recargo de risa, Por 1, por 2, por 3, gane otra vez, Los leones de la suerte, Vive la mañana y otros.

Dejá tu comentario