Mundo

Líder cocalero pide unidad para la fracturada Bolivia

 

El dirigente cocalero Franklin Gutiérrez hace un llamamiento a la unidad en Bolivia para dejar atrás un país que denuncia que quedó fraccionado tras la etapa de Evo Morales, con quien se enfrentó hasta acabar en la cárcel.

Franklin Gutiérrez recuerda el más de un año que pasó en prisión, hasta que su salida del penal de San Pedro le convirtió hace pocos días en el primer “preso político”, como él se considera, liberado tras la ida de Morales de Bolivia.

Gutiérrez lidera en La Paz a una parte de los cocaleros bolivianos frente a los del Chapare, en otro extremo del país, afines a Evo Morales, asilado en México, y que mantienen las protestas que siguen en Bolivia contra el Gobierno interino de Jeanine Áñez.

Gutiérrez lamenta que estuvo “encarcelado injustamente” y culpa a Evo Morales, de quien dijo que hizo todo esto para sacarlo de la dirigencia de los cocaleros de Adepcoca y para frenarlo como candidato a la Presidencia de Bolivia, por lo que su entorno, y él mismo, le consideró “un preso político”.

EX ALIADO. Gutiérrez, de 35 años, y la organización que dirige desde más joven, la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca), fueron inicialmente aliados del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales.

Sin embargo, tomó distancia tras considerar que las acciones del MAS y del gobierno de Morales dividieron a Bolivia. Antes que nada el país necesita ahora “unidad” y dejar de lado las diferencias políticas por el bien de Bolivia, según defendió.

Este es su mensaje ante el nuevo panorama político tras la renuncia de Morales a la Presidencia el pasado 10 de noviembre y su posterior exilio a México.

Gutiérrez estuvo en prisión en la cárcel paceña de San Pedro, acusado de la muerte de un agente antinarcóticos en una supuesta emboscada a policías en los Yungas, zona cocalera del norte de La Paz.

Su salida de prisión el pasado 14 de noviembre, dos días después de asumir al poder el Gobierno interino, fue una descarga de emociones con las televisiones en vivo, mientras mostraba entre lágrimas el castillo de juguete que prometió a su hija para cuando terminara su pesadilla entre rejas.

“Fueron tiempos muy difíciles los que vivimos los bolivianos, como presidente de Adepcoca de Yungas fui encarcelado injustamente por el gobierno de Evo Morales, que hizo todo esto para sacarme de la dirigencia y también como candidato a la Presidencia”, indicó el cocalero que se postuló a las fallidas elecciones y cuya candidatura no se concretó por su proceso judicial.

Dejá tu comentario