21 feb. 2024

Las enfermedades 2.0 surgen por mal uso de computadoras

El cuerpo sufre en silencio con el uso en exceso e inadecuado de las nuevas tecnologías. Tipear y usar el mouse pueden provocar patologías 2.0. Un médico familiar da recomendaciones para evitar los males físicos.

enfer2.23

Los aficionados a la tecnología y los trabajadores que no se despegan ni siquiera un minuto de las computadoras son propensos a sufrir enfermedades y molestias modernas relacionadas con el uso inadecuado de estos equipos. El médico familiar Raúl Ramírez Nizza brinda sugerencias para prevenir estos padecimientos, conocidos como enfermedades 2.0.

De arriba para abajo, las patologías se multiplican a consecuencia del estrés muscular provocado por el uso excesivo de la computadora, que de no ser atendidas a tiempo pueden empeorar. Frente a la pantalla, los ojos parpadean solo siete veces por minuto, siendo el estándar unas 18 veces por minuto.

El dolor de cabeza, la visión borrosa, la picazón en los ojos y el cansancio ocular son los efectos más normales del uso por varias horas de la notebook, del llamado ordenador e incluso de los celulares.

Los males físicos por el uso excesivo de la PC y de sus accesorios, como el mouse o el teclado, no son juegos de niños, ya que dejan secuelas incluso en la muñeca, conocidas como síndrome del túnel carpiano o del mouse.

El túnel carpiano es el canal que inicia en el antebrazo y pasa por la muñeca hasta llegar a los dedos. Por ahí pasan los tendones de los músculos de los dedos y el nervio mediano que controla los pulgares, el índice y el dedo mayor.

Al tipear o usar el ratón repetitivamente, sin darnos cuenta se inflaman los tendones. Esta enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), deriva de microtraumatismos y sobreesfuerzos redundantes, por la falta de descanso adecuado de la muñeca.

“El uso inadecuado de las computadoras puede producir una serie de molestias y hasta enfermedades físicas que tienen que ver con la postura incorrecta al trabajar con ellas, las que pueden producir tendinitis en la mano, muñeca (síndrome del túnel carpiano) y codos; dolores de cuello, espalda y codos. Además de molestias oculares, como cansancio, picazón de ojos y dolores de cabeza”, detalla el médico.

Al eternizarse en las sillas o en la cama con estos aparatos tecnológicos, lo más frecuente es sentir dolores en la columna -llamados lumbagos- y en la cervical.

Así, cuando vamos al médico pensamos que los dolores de huesos y articulaciones derivan de problemas con el ácido úrico o tensiones comunes, comenta el doctor, quien detalla que, en realidad, estos están relacionados con la posición o la mala postura.

Cuando se realiza cualquier actividad o trabajo sin cambiar de posición, por lo menos cada una o dos horas, el cuerpo se resiente. “Aparentemente no cansa, pero a la larga termina provocando otros dolores. Todo esto tiene que ver con lo que en medicina se llaman problemas ergométricos, que tienen que ver con la adaptación del medio a tu cuerpo”, dice Ramírez Nizza.

RECOMENDACIONES. Imagine una noche oscura de 1 a 2 minutos cada dos horas, cierre los ojos, apoye los pies en el suelo, cambie de posición, mantenga los codos en ángulo recto y la pantalla por debajo de una línea imaginaria, mirando hacia el frente y a la distancia de un brazo extendido; las muñecas flexionadas y apoyadas. Luego haga estiramientos de brazos, levántese a caminar, descanse y cambie de actividad. Todo esto basta para evitar ser un enfermo 2.0.

LAS REDES, MÁS ADICTIVAS QUE EL ALCOHOL

Dormir, hacer el amor y consultar las redes sociales son los deseos más comunes que tienen las personas en la actualidad, según un estudio realizado por investigadores de la Booth School of Business, de la Universidad de Chicago, Estados Unidos.

De las 200 personas, de 18 a 85 años, que participaron del estudio científico, la mayoría admitió que la tentación más difícil de aguantar es la de acceder a las redes sociales.

La investigación revela que las redes sociales, como Facebook, Twitter u Orkut, provocan más adicción incluso que el consumo de tabaco o la ingesta de bebidas alcohólicas.

Tomar café, beber alcohol y fumar implican gastar dinero; es decir, cuestan más que participar en las redes, según los investigadores. Esto hace que se vuelvan tan irresistibles y tentadoras, como unos labios rojos para los hombres.

Uso y abuso. Esta dependencia 2.0 es tal que algunas personas lo primero que hacen, incluso antes de levantarse de la cama, es revisar sus perfiles en la red.

Si uno revisa su cuenta de Facebook por lo menos 20 veces al día, es un dependiente, al igual que aquel que tiene más amigos en internet que en la vida real, y se siente aislado o perdido cuando no puede usar su computadora o teléfono inteligente que olvidó en la casa.

Negarse a pasar un fin de semana sin la computadora portátil, deprimirse por no tener comentarios en más de 12 horas en el perfil y consultar las últimas actualizaciones en la red antes de acostarse a dormir por las noches, son otros síntomas reconocidos de la adicción a las redes sociales.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.