Mundo

La presidenta de Bolivia cambia la cúpula militar en medio de tensiones

Como primera medida tras asumir el cargo, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, nombró ayer a una nueva cúpula militar en medio de tensiones. Reiteró que llamará a elecciones.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, decidió ayer nombrar un Alto Mando Militar en periodo de transición, como primera medida al día siguiente de asumir el cargo.

Áñez asumió la Presidencia el martes último, tras la renuncia de Evo Morales el domingo pasado ante una recomendación de los militares, debido a un informe de la OEA en el que se denunciaban graves irregularidades en los comicios del 20 de octubre, en los que fue reelegido para un cuarto mandato.

La presidenta designó al general del Ejército Carlos Orellana como comandante de las Fuerzas Armadas, en un acto realizado en el Palacio de Gobierno de La Paz, donde desde agosto del año pasado no se realizan actos oficiales.

También asumieron la dirección del Ejército el general Iván Patricio Rioja; de la Fuerza Aérea Boliviana, el general Ciro Orlando Álvarez; y de la Armada Boliviana, el contraalmirante Moisés Orlando Mejía Heredia.

El acto de juramento se enmarcó en un protocolo en el que se repuso un crucifijo y dos cirios junto a la Constitución de Bolivia, a pesar de que en ella se establece que el Estado boliviano es laico.

El nuevo comandante de las Fuerzas Armadas, Carlos Orellana, llamó “a la calma a toda la población de Bolivia” para que se depongan actitudes “intransigentes”.

“No hay un golpe de Estado en Bolivia, hay una reposición constitucional”, afirmó, por su parte, Áñez y reiteró que convocará a elecciones “en el plazo más breve posible”.

ENFRENTAMIENTOS. Violentos choques se registraron ayer en el centro de La Paz entre leales al ex presidente Evo Morales y efectivos policiales y militares, que sacaron a las calles al menos una tanqueta, en el primer día del gobierno provisional de Bolivia.

Los choques se registraban a tres cuadras de la plaza Murillo, centro del poder político boliviano, en el momento que Áñez designaba a su nuevo mando militar.

Los manifestantes, muchos llegados de El Alto, ciudad vecina habitada mayormente por migrantes, exigen la restitución de Morales al poder. Los policías lanzaron bombardas de gas lacrimógeno a los manifestantes, que acudieron a la plaza de San Francisco, escenario de históricos eventos políticos, mientras una tanqueta blindada recorría el perímetro, sin efectuar disparo, aparentemente empleada con fines disuasivos.

diálogo. Desde México, el ex presidente boliviano Evo Morales hizo ayer un llamado a establecer un diálogo nacional para detener la confrontación en el país suramericano, a donde dijo que estaría dispuesto a regresar “si el pueblo lo pide”.

“Qué bueno sería un diálogo nacional, planteado desde aquí, abierto, donde participen (grupos) cívicos, políticos que perdieron las elecciones, movimientos sociales de los distintos sectores”, expresó Morales en su calidad de asilado político de México.


La segunda mujeren llegar al poder
Jeanine Áñez, una abogada de 52 años, se convirtió en la segunda mujer en tomar el mando de Bolivia en medio de una prolongada crisis, luego de que la fallecida Lidia Gueiler Tejada conduciera al país andino de 1979 a 1980. Áñez es oriunda de San Joaquín, de la zona amazónica de Beni. Accedió a la política en 2006, tras ser electa representante departamental en la Asamblea Constituyente que redactó la nueva Carta Magna promulgada en 2009 por el ex presidente Evo Morales. EFE

Dejá tu comentario