Sucesos

Jueza negó ser amiga de OGD en la causa de Planás, pero mintió

INSULTOS.  Al ser recusada, trató de chicaneros al encausado y a sus abogados, que fueron multados. AMISTAD.  La jueza Rosarito Montanía de Bassani se inhibió del caso audios por amistad con OGD

La jueza Rosarito Montanía de Bassani fue recusada por el empresario Juan Eugenio Planás Gómez, la única víctima de usura de Ramón González Daher que hasta el momento logró ganarle un pleito judicial al dirigente deportivo luqueño.

La juez Montanía debía interinar a su colega, el juez Pablino Escobar, en la audiencia preliminar de Planás, pero este, al enterarse de eso, presentó con sus abogados una recusación contra la magistrada, alegando su amistad con el ex senador colorado y presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), Óscar González Daher. Sin embargo, la jueza negó tal amistad.

“Nuestra sorpresa mayor fue que nos citan para la audiencia preliminar con Pablino Escobar. Nos vamos media hora antes al juzgado y la secretaria nos dice que la audiencia no va a ser con Escobar, que pidió permiso justo ese día, y la iba a interinar la jueza Rosarito. Cuando nos enteramos de eso preparamos rápidamente una recusación por su amistad personal con los González Daher“, comentó Juan Planás.

Relató seguidamente: “Al llegar la hora de la audiencia presentamos la recusación y la jueza Rosarito Montanía de Bassani nos trató de lo peor, que somos unos bandidos, yo (Planás) y mis abogados, que somos una vergüenza, que queremos chicanear. Mirá, palabras irreproducibles; nunca escuché a una mujer decir esas palabras, menos de una jueza”.

El empresario contó también que tenía amigos que conocían a la magistrada, por lo que tenía certeza sobre su amistad con los González Daher. “Escuchamos todos los insultos de la jueza y yo le pregunto: ¿Por qué querés llevar tanto a cabo la audiencia preliminar? Y ella nos decía: ‘No soy amiga de ellos, qué ustedes se creen para decir eso’”, recordó.

“La jueza -prosiguió- tenía que darle curso porque se presentó la recusación, pero tan pichada se quedó que nos denuncia en la Superintendencia (General de Justicia), donde estaba Rafael Monzón. Nos denuncia para establecernos una multa; tal es así que nos multaron la suma de G. 20 millones cada uno, a mí y a mis abogados”.

Esta situación presionó a los abogados del denunciado por RGD, a tal punto que renunciaron a la defensa de Planás.

“Con la multa impuesta comienza un problema con mis abogados que me dijeron: ‘Mirá Juan, acá nos estamos crucificando contigo, vamos a morirnos profesionalmente todos, así que discúlpanos, pero ya no vamos a ser tus abogados, búscate a otro, porque a este señor no le vamos a ganar’. Imaginate que nos denunciaron en la Superintendencia y jamás la Superintendencia quitó tan rápido algo, y nos multaron a todos”, manifestó el hombre, quien se quedó sin defensores legales por la presión.

“Me volví a quedar sin abogado otra vez, se corrían a todos, era increíble, yo buscando abogado y nadie quería agarrar mi caso, todos me decían: ‘Mirá Juan, yo no te quiero hacer perder plata, pero este caso no vamos a ganar’”.

Lo anecdótico del caso, recuerda Planás, es que dos meses después, “salen a luz los audios filtrados del Jurado, con ello la salida del Senado y del JEM de OGD y la causa cae en el Juzgado de la jueza Rosarito Montanía de Bassani, quien se inhibe del caso alegando no solamente amistad de ella con Óscar, sino la de su familia con la familia González Daher”.





Dejá tu comentario