País

Jóvenes fustigan falta de empleo digno, la impunidad y corrupción

La juventud católica paraguaya, tras su tradicional peregrinación a Caacupé, instó a no callar las injusticias ni a ser cómplices de irregularidades. Pidió parar con la repartija de cargos públicos.

Algunos rezando, otros cantando. No faltó quien ponga música en su equipo portátil. Una multitud de personas, provenientes de todas las diócesis del país acompañaron ayer la 21 Peregrinación Nacional de Jóvenes rumbo a la Basílica Menor de Caacupé.

Más de 10.000 jóvenes partieron en procesión desde la Quinta Tape Pyahu, km 47, donde se concentraron desde la mañana de ayer.

Este año la procesión fue más larga –9 km en total– hasta la casa de la Virgencita Azul, donde otro grueso de jóvenes y peregrinos se concentraban en la explanada del Santuario.

La marea juvenil, al término de la celebración litúrgica, elevó su voz mediante la lectura del Manifiesto de la Pastoral de la Juventud del Paraguay. Lo primero en denunciar fue la falta de oportunidades, en especial para el acceso a un empleo digno. “Nos duele que muchos de nuestros compañeros tengan que dejar su patria y su familia en busca de un futuro mejor”, expresaron en el comunicado.

Embed

En la misma línea pidieron que “los cargos públicos ya no sean distribuidos entre los amigos, parientes y partidarios”, sino que se tenga en cuenta solo la idoneidad.

NARCOTRÁFICO. Otro punto preocupante –mencionaron– es “el incremento del narcotráfico, la violencia, la inseguridad reinante en las calles”, así como “la corrupción en las instituciones encargadas de velar por nuestra seguridad y el deterioro de la administración de la justicia y la impunidad”.

A renglón seguido reclamaron “la falta de una educación de calidad que llegue a todos” sin exclusión. “Creemos que el desarrollo de un país no es posible si no se prioriza una educación integral para todos”, postularon.

ABORTO Y VIOLENCIA. Se plantaron contra actos e ideologías que atentan contra la vida, como el aborto y la violencia intrafamiliar. Fustigaron “la corrupción imperante en las instituciones públicas”, en el Congreso, municipalidades y gobernaciones.

“Es vergonzoso ver cómo los políticos de turno se enriquecen y despilfarran los recursos del pueblo mientras que los hospitales carecen de medicamentos, incluso muchos de nuestros compatriotas mueren camino a la capital o esperando una atención en los pasillos”, denunciaron. Al final lanzaron un llamado a todos los jóvenes a ser protagonistas de este tiempo. “Queremos jóvenes valientes que no se queden callados ante las injusticias, que no sean cómplices de las irregularidades, que expresen lo que les inquieta y afecta, que participen activa y permanentemente sirviendo a la patria y a su comunidad”, reza el final del manifiesto.

Dejá tu comentario