01 mar. 2024

IPS: Inaceptable maltrato a los asegurados y pésima gestión

La incertidumbre a raíz de las fallas informáticas que provocan inconvenientes con el agendamiento de los asegurados del Instituto de Previsión Social, IPS, se están peligrosamente normalizando. Cada caída del sistema supone graves molestias y dificultades para los asegurados y sus familias que acuden a consultar. Las autoridades deben ser conscientes de lo que significa perder un turno de consulta para una persona enferma o que se encuentra en un tratamiento. El maltrato y la mala gestión en el IPS ya son intolerables.

Una nueva caída del sistema informático del IPS generó todo tipo de situaciones complicadas para los asegurados. Las quejas y los reclamos se centran así en las numerosas molestias que causan a los pacientes que, habiendo llegado en horas de la madrugada para sacar un turno, se encontraron con la muy desagradable sorpresa de que el sistema no funciona, y al tener que hacerlo de forma manual el trámite se volvió lento, cansino y como resultado: interminables filas.

En el Hospital Central del Instituto de Previsión Social se pudo ver a los asegurados haciendo cola durante la caída del sistema informático, que se registró entre la madrugada y la mañana del pasado lunes. El panorama era, sin duda, desgarrador. Pacientes de la tercera edad que con muchas dificultades llegaron hasta el hospital, multitud de niños y mujeres embarazadas debieron soportar el suplicio.

Una de las aseguradas formuló quejas por la mala gestión de la comunicación gestionada en el lugar. “Primero nos dicen que nos van a anotar en un papel y cargar al sistema para confirmar y luego de 15 minutos se contradijeron, avisaron que funcionaba solo para agendar, pero no para confirmar”. Y otra, una mujer embarazada expresó que “duele” ver que esta situación golpee principalmente a los trabajadores: “Porque pedís permiso para venir a consultar y vienen y te juegan así. Yo estoy embarazada, vengo para laboratorio y acá no te quieren atender, y la empresa no te va a reconocer esas cosas”, se quejó.

La situación en este último incidente se vio agudizada debido al extremo calor que azota el país esta semana y que afectó sobremanera a las personas que acudieron precisamente a buscar alivio a sus afecciones. El gerente de Salud del IPS, Carlos Morínigo, lamentó que la situación se esté volviendo casi periódica: “Esto ocurre cada dos días, no sé qué hacer, estoy manos arriba” y explicó que es un problema interno. El sistema cae en hora pico, precisamente en el momento en que debiera comenzar la atención a los asegurados, y se debería probablemente al sobrecalentamiento del mismo sistema; un sistema que a todas luces ya es deficiente para la demanda que tiene el IPS.

El Instituto de Previsión Social acumula problemas derivados, sin duda, de la mala gestión de sus administraciones. Uno de los reclamos cotidianos por parte de los asegurados refiere a la falta de medicamentos, particularmente antihipertensivos e hipoglucemiantes, lo cual es extremadamente grave, ya que tanto diabetes como hipertensión son dos de las principales afecciones de la población. Otra consecuencia de la pésima gestión es el tiempo que deben aguardar los pacientes para realizarse estudios especializados cuyo tiempo de espera suele ser de varios meses, incluso cuando dichos análisis son urgentes y necesarios para devolver la salud al asegurado.

Uno de los significativos problemas del IPS es la corrupción, en la ejecución de obras, compra de medicamentos, bienes y servicios, desaparición de equipos e insumos que se estiman en miles de millones, mientras que en los hospitales y pasillos faltan todo para los asegurados. No se puede permitir que la impunidad siga haciendo estragos en el IPS, sin perder de vista que la administración de Vicente Bataglia tuvo más de G. 1 billón de gastos sin documentos respaldatorios, según la Contraloría General de la República. Hay que mirar también las brechas entre cantidad de asegurados y profesionales de atención tan profundas: El Instituto apenas tiene un pedíatra por cada 500 niños y un geriatra para más de 10.000 adultos mayores. El maltrato y la mala gestión en el IPS son abusivos e intolerables.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.