20 feb. 2024

Inventario

Nuestro país está próximo a un cambio de Gobierno. Entiéndase por Gobierno, al presidente de la República como cabeza del Poder Ejecutivo y a los Senadores y Diputados como representantes del pueblo en el Poder Legislativo, quienes en conjunto toman las decisiones sobre el uso de los recursos públicos.

El Gobierno electo tendrá la misión de implementar sus propuestas en función a los recursos y la capacidad instalada que reciba, con los cuales tendrá que responder a las postergadas demandas de mejores condiciones de vida de la ciudadanía. Por lo tanto, es importante hacer un inventario del estado de situación para definir lo deseable, lo posible y el esfuerzo necesario.

Veamos la situación macroeconómica del país, muy importante porque una economía ordenada genera predictibilidad y confianza, factores que impulsan la inversión local y extranjera, los cuales dinamizan la economía con oportunidades de empleo e ingresos, las demandas principales de la población. En este sentido, lo más relevante es la política fiscal de convergencia para reducir el déficit de las cuentas públicas al tope del 1,5% del PIB fijado en la Ley 5098 de Responsabilidad Fiscal en el año 2024, luego de excederlo estos últimos 5 años. El impacto de estos años de excepciones ha sido sustancial: La deuda pública se duplicó pasando de USD 7.400 millones (18% del PIB) a fines del 2018 a USD 14.700 millones (el 35% del PIB) en febrero último, alcanzando umbrales riesgosos para la sostenibilidad de las finanzas públicas. Adicionalmente, hay una deuda flotante con proveedores de obras y de salud, cuyos montos deben ser precisados por el Tesoro y regularizados antes del traspaso de mando. La transparencia y la disciplina fiscal son fundamentales para mantener la confianza y alcanzar el grado de inversión en la calificación de riesgo país, algo posible a mediano plazo si a esto sumamos mejoras importantes en la administración de justicia, la institucionalidad y la seguridad jurídica.

Embed

En cuanto a los servicios públicos que presta el Estado a la ciudadanía, todos tienen una pésima calidad. Por citar los principales: En la salud pública, se traslapan el servicio gratuito del Ministerio de Salud con el seguro del IPS, ambos con pésimos servicios; desfinanciados, el primero por escasez de recursos del Tesoro y el segundo por una gran evasión en los aportes; con deudas crecientes con proveedores que pueden llevar a un colapso en los servicios por falta de insumos y medicamentos. En la educación pública, los resultados en términos de aprendizaje son bajísimos, según evaluaciones del propio MEC; la infraestructura es lamentable; los maestros tienen poca preparación, la mayoría de ellos carecen incluso del perfil requerido, pero sus remuneraciones son cada vez más altas. El programa de jubilaciones del sector público tiene un déficit alto y creciente, además de grandes inequidades y privilegios; el del sector privado a través del IPS presenta una enorme evasión, con una cobertura que apenas llega al 20% de los trabajadores. En conclusión, todos los servicios tienen grandes deficiencias estructurales, las cuales no se resuelven solamente con más recursos, que tampoco existen. Estas deficiencias son resultado de la corrupción, del clientelismo, del nepotismo, del prebendarismo, etc., modelo de gestión que ha imperado por décadas en la mayor parte de la administración pública y que impiden la aplicación de criterios de administración eficientes, meritocráticos y racionales; enfocados en prestar servicios de la mejor calidad al menor costo posible para la ciudadanía y los contribuyentes.

El inventario es escaso en recursos y abundante en problemas, ineficiencias y privilegios. La realidad de las finanzas públicas impone limitaciones al gasto público y es necesario mantener una política económica ordenada para dinamizar la inversión y el empleo. La mala administración de recursos, resultado de la corrupción y el prebendarismo, socavan la confianza en el Estado e imposibilitan cualquier intención de requerir más impuestos a los contribuyentes, necesarios para mejorar sustancialmente la calidad de los servicios. Este es un círculo vicioso, que para romper, requiere cambiar el modelo de gestión. Menuda tarea le toca al gobierno electo. Ojalá comprenda y lo haga, por el bien de todos.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.