Interior

Intendente suspende cobro por estacionamiento en CDE

 

Entre las primeras medidas adoptadas por el intendente municipal de Ciudad del Este, el abogado Miguel Prieto Vallejos, que ayer tomo posesión real de la administración del Municipio, se da la suspensión del cobro tarifado por estacionamiento en todo el microcentro comercial. El anuncio fue realizado ayer e inmediatamente aplicado.

Según el intendente municipal, la medida surge a partir de las dudas que existen sobre la forma en que se establece el cobro. Adelantó que será por tiempo indefinido, hasta tanto se pueda crear un sistema que asegure la total transparencia de lo que se recauda.

“Todos los cobros que se realizan hoy son ilegales”, refirió Prieto, al adelantar que el uso de los inmobilizadores también será revisado, asegurando que “no es amigo de los cepos, debido a que en CDE se volvió un mecanismo extorsivo, afectando especialmente a los turistas”.

La misma medida también había adoptado Perla Rodríguez de Cabral, actual concejal municipal, que asumió el cargo de intendenta en febrero pasado por mandato de la Junta, pero la medida no duró mucho, pues las personas que ganan comisión por el cobro de este rubro reaccionaron y lograron que la medida sea dejada sin efecto.

El sistema de cobro siempre generó todo tipo de dudas, que incluso derivó en una denuncia penal del concejal Celso Miranda contra la intendenta Sandra McLeod (destituida del cargo).

El informe final de la intervención del Municipio, a cargo la abogada Carolina Llanes, también se hace eco de este tema. Al respecto, el informe final hablaba de una gran diferencia entre la recaudación declarada y lo que realmente se puede recaudar.

Según estimaciones de la intervención, el monto que habría dejado de percibir la institución municipal, solo en el 2018, es de G. 14.205.312.000.

Esquema. El esquema de cobro del estacionamiento tarifado se realizaba a través de tarjeteros, que no tienen ninguna relación laboral con la Comuna, manejándose como comisionistas, que ni siquiera utilizaban boletas para cobrar, sino que simplemente rendían unos G. 50.000 por día.

Dejá tu comentario