Sucesos

Indignación ciudadana por el cura absuelto: JEM revisará el proceso

Ayer se inició una investigación preliminar con el pedido de los antecedentes del fallo en un plazo de 48 horas. La reacción de la gente fue: “¿Cuántos toqueteos hacen falta para que sea delito?”.

El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados intervino en la polémica sentencia que absolvió al cura Silvestre Olmedo, ex párroco de Limpio, pidiendo un informe a la jueza Leticia De Gásperi, quien fue presidenta del Tribunal.

“Remita a la vista de este Jurado un informe sobre la causa, así como todos los antecedentes que guarden relación con la publicación periodística del diario Última Hora, titulada Tribunal absuelve a sacerdote Silvestre Olmedo en caso de abuso sexual”, dice parte de la nota firmada por el senador Enrique Bacchetta.

El JEM toma intervención luego de la indignación que generó en la ciudadanía la decisión de eximir de culpa al cura, que fue denunciado por una catequista de la parroquia San José de Limpio, lugar donde cumplía su labor pastoral, en el año 2016.

En el marco de este caso, el fiscal Luis Chamorro, que llevó adelante la acusación, confirmó que apelará el fallo y confesó que se sintió sorprendido por la decisión. “Para nosotros está probado que hubo hostigamiento. La abrazaba, le decía que era muy linda, le tocaba el pelo; lo hizo con fines sexuales”, expresó el agente del Ministerio Público.

Chamorro también se refirió al otro punto que causó indignación en el argumento de los jueces Dina Marchuk y Hugo Segovia, sobre la influencia del acusado con la persona denunciante. “Ella estaba en situación de dependencia. El sacerdote es la máxima autoridad en una parroquia”, agregó.

En este mismo sentido se refirió también la abogada Sonia Von Lepel, quien se mostró indignada por la interpretación que tuvieron los jueces. “Decir que como sacerdote no tiene influencia es negar la verdad. La Iglesia incluso se reúne con las autoridades", dijo la abogada que estuvo representando a la denunciante.

cUESTIóN RELIGIOSA. Von Lepel se volvió a referir a la convicción religiosa de la jueza Marchuk, una de las que votó a favor del sacerdote, afirmando que fue condicionada por sus creencias. “Estoy segura de que su fe hizo que tome esa decisión, por eso ella (Marchuk) vota de esa manera, si fue al juicio con su crucifijo”, remarcó.

También refirió que hubo una doble decepción, ya que se trata de una magistrada mujer y fue la que tuvo la postura más conservadora, según su versión.

De acuerdo a la opinión de profesionales del Derecho, el escenario es complicado y lo máximo que se puede hacer es que un Tribunal de Apelación anule la resolución tomada y se realice un nuevo juicio.

La apelación del Ministerio Público se podría dar una vez que sean notificadas las partes, que sería luego de la lectura de la sentencia, prevista para el 17 de este mes, según indicaron los jueces.


“No ejercía autoridad”
“Era orientador de la Pastoral, no ejercía autoridad sobre la víctima”, dijo la jueza Dina Marchuk, en conversación con Radio Monumental 1080, donde defendió su polémica decisión que causó casi unánime indignación.
Según Marchuk. para que exista hostigamiento debe haber “persistencia” en el hecho, así como también debe tenerse en cuenta el momento y la circunstancia del hecho. Afirmó que cuando no se da uno de los presupuestos en el tipo penal, ya no se puede aplicar una sanción.

Dejá tu comentario