22 feb. 2024

Independencia judicial

La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), que condenó al Paraguay por la arbitraria destitución de los ex ministros Bonifacio Ríos Ávalos y Carlos Fernández Gadea, resalta la importancia de la independencia judicial.

En sus 63 páginas, argumenta por qué se violó el Pacto de San José con la destitución de ambos. Pero veamos la resolución del 19 de agosto pasado.

Fue dictada por los jueces Elizabeth Odio Benito (presidenta), Patricio Pazmiño Freire (vicepresidente), Eduardo Vio Grossi, Humberto Sierra Porto, Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, Eugenio Zaffaroni, y Ricardo Pérez Manrique.

La resolución da una introducción de la causa y el procedimiento realizado. Resalta la tardanza de la Comisión IDH de más de 15 años para presentar el caso a la Corte. Analizan la competencia, alegatos y hechos.

Ven la Constitución, en lo referente a la Corte y al juicio político. Después, estudian los hechos previos al juicio, como la declaración del 6 de setiembre del 2003 del entonces presidente Nicanor Duarte Frutos, de “pulverizar” al Poder Judicial.

Citan las renuncias de los ministros Raúl Sapena, Jerónimo Irala y Felipe Paredes, por el inminente juicio político y la destitución ya pactada, según dicen.

Mencionan la acusación en Diputados, del 18 de noviembre del 2003, el reglamento del Senado para el juicio político. Aquí, resaltan que no se admitirán incidentes, recusaciones, la limitación a las partes, y que la resolución era inapelable.

Además, el juicio político del 12 de diciembre del 2003, donde destituyeron a los ministros Bonifacio Ríos por 43 votos, y Carlos Fernández, por 44 votos.

Hablan de la inconstitucionalidad planteada contra la destitución, la que fue resuelta el 30 de diciembre del 2003, con la nulidad del juicio y la reposición en sus cargos.

Citan el pronunciamiento del Senado que amenaza con juicio político, y el fallo administrativo de la Corte que deja sin efecto la resolución. Incluso, la última disposición del 2019, que lo ratifica.

FUNDAMENTOS. La Corte IDH estudia uno por uno los argumentos de la Comisión, los representantes de las víctimas y del Estado.

En sus argumentos habla de la relevancia de la independencia judicial como uno de los “pilares básicos de las garantías del debido proceso”.

Indica que la separación de jueces de sus cargos se debe dar exclusivamente a causales permitidas dentro de un proceso que cumpla con las garantías judiciales. “La libre remoción de las autoridades judiciales” fomenta la duda de si pueden ejercer el cargo sin temor a represalias.

Cita casos similares de Perú, Ecuador y Argentina. Indica que salvo negligencia grave, no se puede destituir a un juez por causales sobre su interpretación de la ley o la valoración de los hechos.

Al analizar el juicio de Ríos Ávalos y Fernández Gadea (Luis Lezcano Claude renunció antes), señalan que los cargos se relacionaron solo con decisiones judiciales, por lo que el Poder Legislativo se arrogó la potestad de cuestionar el criterio legal y la interpretación jurídica.

Así, dice que el Poder Legislativo afectó en forma arbitraria la permanencia en los cargos de las víctimas, con lo que “vulneró la independencia judicial” y “perjudicó el orden democrático”, por lo que violan el Art. 8. 1 de la Convención Americana.

Sobre las garantías judiciales, dice que, al no poder ser recusados, no fueron imparciales y que se evidencia que existió un “acuerdo político” que involucró al Ejecutivo y a los legisladores para remover a los ministros.

La Corte rechaza analizar la violación a la protección de la honra y dignidad, porque los concede como daño inmaterial para ambos.

Sobre las acciones promovidas por los ex ministros, afirma que pese a ser favorables, no pudieron ser efectivas por la “grave injerencia” arbitraria del Legislativo. Con ello, se violó el derecho a la protección judicial.

Como medidas de reparación, dispone que, en un plazo de 6 meses, publicar el resumen oficial del fallo en el diario oficial, y la sentencia íntegra en los sitios web de los Poderes Legislativo y Judicial. Además, regularizar las jubilaciones de los ex ministros desde su destitución en el 2003 hasta la fecha.

También, en un plazo de un año, pagos a Ríos Ávalos de USD 80.000 por no poder volver al cargo; de USD 400.000 como indemnización; de USD 25.000 daño inmaterial y USD 20.000 costos y gastos. Para los Fernández Gadea, USD 250.000 indemnización, USD 25.000 daño inmaterial; USD 20.000 costos y gastos. Finalmente, USD 685,32 al Fondo de Asistencia Legal a Víctimas. Supervisarán el cumplimiento. Un fallo aleccionador.

Para entender
DECLARACIÓN TRAS Aprehensión. Si el imputado fue detenido, se notificará de inmediato al fiscal, para declarar en su presencia, a más tardar dentro de las 24 horas de su aprehensión. Cuando el imputado solicite elegir defensor, el plazo se prorrogará.
PLAZO DISTINTO. En casos excepcionales o fuerza mayor el fiscal podrá, por resolución fundada, fijar un plazo distinto acorde con las circunstancias del caso y bajo su responsabilidad con respecto al imputado.
advertencia. Antes de la indagatoria, se comunicará detalladamente al imputado el hecho punible atribuido y un resumen del contenido de las pruebas. También se pondrán a su disposición todas las actuaciones reunidas hasta ese momento. Antes de comenzar la declaración, se le advertirá que podrá abstenerse de hacerlo y que esa decisión no será utilizada en su contra. También se le instruirá de sus derechos procesales. (Fuente: Código Procesal Penal).

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.