24 may. 2024

Hasta que EEUU diga lo contrario

La realidad del Paraguay se ajusta perfectamente a la frase “Quien tiene plata, hace lo que quiere”, pero un actor de la comunidad internacional llegó para avisarnos que este modelo, que debilita la democracia, no es sostenible a largo plazo.

Twitter: @rodrigohoudin

Aunque muchos hablan sobre una injerencia extranjera, en el fondo, los paraguayos sabemos perfectamente que nuestra Justicia está al servicio de los poderes fácticos y que este modelo algún día debe acabar.

Las instituciones del país están completamente debilitadas y muchas de ellas responden, exclusivamente, a aquellos que decidieron hacer grandes inyecciones de dinero en la política en busca de su beneficio propio. Un claro ejemplo de esto es Horacio Cartes, quien consiguió tomar las riendas de uno de los partidos políticos más importantes del país para transformarlo en una herramienta que le permite controlar las riendas del poder.

El modelo político que tenemos en Paraguay solo hace que “el país dé las oportunidades” no pueda despegar. Recientemente, el analista económico Amílcar Ferreira, decía a Última Hora que nuestro país se aleja del tan ansiado grado de inversión, ya que las grandes calificadoras de riesgo lo ven como “una ecuación incompleta”, donde la estabilidad macroeconómica no va de la mano de instituciones consolidadas.

Analizando desde este enfoque es ahí donde cobran importancia las “injerencias” de Estados Unidos. Una potencia mundial decidió dejar un claro mensaje para todos: Este modelo de hacer política se debe acabar. Ya no más empresarios que manejan el hilo de las instituciones con legisladores a salario y acaparando todas las instituciones.

Es imposible que Paraguay salga adelante, mientras siga sometido al yugo de los poderes fácticos. Una Justicia sometida solo hará que las instituciones del país sigan perdiendo la poca credibilidad que les queda.

Ya no podemos sostener un modelo en el que los emprendedores, empresarios, productores e industriales trabajen arduamente para tener una impecable imagen internacional, mientras los que nos gobiernan compiten para ubicarnos cada año entre los países más corruptos del mundo.

Estados Unidos llegó para avisar que la corrupción y el uso de las instituciones para el beneficio propio tienen consecuencias. A partir de ahora, a la clase política no le bastará con saber que cuenta con las manos de un fiscal o juez amigo. Aquella Justica que no llega en Paraguay es observada por la comunidad internacional.

El mensaje que nos dejan las designaciones de significativamente corruptos y las sanciones financieras, que pueden sepultar a grandes poderes económicos, también lo deberíamos comprender como ciudadanos.

Finalmente, somos nosotros los responsables de sostener este modelo cuando decidimos no ir votar o hacerlo por la tradición, por conveniencia o por el color.

A partir de ahora, y con el ejemplo de lo sucedido con Horacio Cartes, podemos asegurar que en el Paraguay, el que tiene plata hace lo que quiere, hasta que Estados Unidos diga lo contrario”.

El nuevo fiscal general del Estado, Emiliano Rolón, es uno de los que deberá interpretar con mayor claridad el mensaje. Si bien, en sus primeros días de gestión dio claras señales de que busca dar un cambio de timón en la Fiscalía, este deberá saber enfrentarse a un sistema que durante décadas viene operando en beneficio de aquellos que tiene poder.

Asimismo, la Corte Suprema de Justicia tiene la obligación de depurar sus filas y hacer que aquellas causas encajonadas a medida salgan a luz para que la ciudadanía tenga al menos un poco se sensación de que en su país existe un poco de Justicia.

La corrupción no es un mal que solo afecta a Paraguay, pero en países donde sus instituciones están fortalecidas, no es necesario que sea Estados Unidos quien “enseñe” cómo se deben hacer las cosas.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.