Turismo

Guardaparques instan a los turistas a cuidar el Cerro Kôi

 

Por su extrañeza, las formaciones geológicas del Cerro Kôi se constituyen en uno de los sitios turísticos más frecuentados de Areguá, Departamento Central. Más de 20.000 personas visitaron el lugar en el 2018, pero lastimosamente quienes no figuran en esta estadística ingresan solamente para dañar el patrimonio.

Estudiantes de colegios, ciclistas y turistas hacen una parada en este monumento natural, distante a 26 kilómetros de Asunción, para recorrer la exuberante vegetación, conocer sobre la fauna, fotografiar las areniscas columnares de forma hexagonal; sin embargo, la inconsciencia puede poner en peligro el patrimonio por lo que se busca crear conciencia a través de la página Monumento Natural Cerro Kôi en Facebook

Paseo. Recorrer el sendero del parque, rodeados de una exuberante naturaleza, toma unos 45 minutos.
Paseo. Recorrer el  sendero del parque, rodeados de una exuberante naturaleza, toma unos 45 minutos.
Paseo. Recorrer el sendero del parque, rodeados de una exuberante naturaleza, toma unos 45 minutos.

Milder Calderón, guardaparques, comenta que hace unas semanas un grupo de inadaptados ingresaron por la noche e hicieron grafitis sobre recursos protegidos de este santuario geológico. Los cuatro cuidadores tuvieron que quitar la pintura de las rocas, las areniscas y del tronco de los árboles. El daño patrimonial está tipificado como delito penal.

“Como la zona no está alambrada, no tiene tejido y está rodeada de zona urbana, a veces se complica nuestro trabajo en ese sentido. Pero batallamos siempre y a través de las redes contamos para que la gente se solidarice y entienda que no se debe hacer eso”, explica el guardaparques.

A través de la página, los responsables de cuidar este maravilloso lugar, además de lanzar recomendaciones, informan sobre los atractivos del Cerro Kôi. Las areniscas columnares, el mirador y las paradas componen el circuito del paseo Itá Pucú que comprende 1.200 metros, con una duración aproximada de 45 minutos de recorrido.

Si bien el sendero es exclusivamente para caminar, los ciclistas pueden estacionar sin inconvenientes y emprender el recorrido en medio de este paisaje único. Los fines de semana el cerro recibe la visita principalmente de familias enteras y los estudiantes de lunes a viernes en grupos.

Vandalismo. Una de las amenazas al patrimonio natural es la inconsciencia de quienes realizan grafitis sobre las rocas.
Vandalismo. Una de las amenazas al patrimonio natural es la inconsciencia de quienes realizan grafitis sobre las rocas.
Vandalismo. Una de las amenazas al patrimonio natural es la inconsciencia de quienes realizan grafitis sobre las rocas.

PRECAUCIÓN. Ante el aumento de turistas y atendiendo las altas temperaturas, los guardaparques piden encarecidamente a quienes tienen por hábito fumar, que no tiren colillas de cigarrillos encendidos y tampoco se haga fuego en lugares no permitidos, para evitar incendios forestales como los últimos registrados en diversos espacios verdes del país.

El acceso al monumento es libre y gratuito para todas las personas, de 7.00 a 16.00. Solo deben registrar el ingreso presentando la cédula de identidad en recepción.

Calderón da tranquilidad a los visitantes señalando que la época en la cual el Cerro Kôi era inseguro ya pasó, pues la seguridad está garantizada con más control y solo queda ir al monumento y disfrutar.


Una rareza geológicaque maravilla
Las areniscas columnares son rocas sedimentarias afectadas por un fenómeno ígneo. Los cerros Kôi y Chororî, a 800 metros, adquirieron estructuras hexagonales por el hecho de que fueron calcinadas por un material magmático ascendente, lo que produjo la peculiar forma que poseen.

En 1993 por Ley 179, el Cerro Kôi fue declarado monumento nacional por su rareza científica; y en 1994 por Ley 352, área silvestre protegida.

Dejá tu comentario