Mundo

Gobierno y oposición venezolana en búsqueda de solución en Noruega

Los enviados del presidente del Parlamento, Juan Guaidó, son el ex diputado Gerardo Blyde, el ex ministro Fernando Martínez Mottola y el vicepresidente de la Asamblea Nacional Stalin González.

El líder opositor Juan Guaidó reveló ayer contactos con Noruega, que intenta mediar en la crisis política venezolana, pero sin que haya por ahora ninguna negociación con el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Sí, hay unos enviados a Noruega”, confirmó en un acto político en Caracas el jefe parlamentario, a quien medio centenar de países reconocen como mandatario interino.

Guaidó matizó que no hay ningún tipo de negociación con Maduro, al que el Parlamento considera ilegítimo, sino contactos bajo un esfuerzo de Noruega en una mediación planteada desde hace meses, sin que las partes en conflicto hayan sostenido aún un cara a cara. La radiotelevisión pública noruega NRK informó que representantes de Maduro y de Guaidó sostenían desde hace varios días negociaciones de paz.

De su lado, el gobierno socialista no confirmó los contactos en Noruega, pero Maduro anunció que el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, integrante de su círculo más cercano, se encontraba cumpliendo una misión en el exterior muy importante. Los enviados opositores son el vicepresidente del Parlamento, Stalin González, y el ex diputado Gerardo Blayde, dijo Guaidó.

“Es solo la intención de un país de mediar en una crisis que tiene hoy proporciones mundiales”, insistió Guaidó, afirmando que la iniciativa de Noruega se suma a las de países como Canadá y el Grupo de Contacto de naciones europeas y latinoamericanas, con cuyos delegados se reunió ayer en privado en Caracas. “Para que haya una reunión directa entre las partes es indispensable que se acuerde la agenda de cese de la usurpación del poder por parte de Maduro, con miras a establecer un gobierno de transición que convoque a elecciones libres”, subrayó Guaidó, rechazando cualquier negociación falsa que oxigene al mandatario socialista.

De hecho, a diferencia de gran parte de los países europeos, Noruega no reconoció a Guaidó como presidente encargado, lo que fue percibido entonces como una voluntad de intermediación. Analistas recibieron con prudencia los pasos en Noruega.

Dejá tu comentario